Portada

El dolor de la familia en el velorio del kiosquero: “No creo que el Presidente pueda mirarme a los ojos”

 

La familia del kiosquero asesinado en Ramos Mejía Roberto Sabo exteriorizó este martes el dolor por el crimen y uno de sus hijos remarcó: “Me gustaría que venga Alberto Fernández y trate de mirarme a los ojos, pero no creo que pueda”.

Así lo expresó Nicolás, el hijo mayor de Sabo, quien ahora quedará a cargo del comercio familiar.

“Al Presidente le diría que lo elige la gente y lo eligen porque todos quieren vivir mejor. Ellos tienen que estar en la calle con nosotros, no escondiéndose de nosotros. Me gustaría que venga Alberto y trate de mirarme a la cara, creo que no podría”, aseguró.

Los restos del kiosquero, asesinado a balazos el domingo pasado, durante un robo en su local, fueron velados ayer por la tarde en una cochería del partido bonaerense de Morón.

Por su parte, Pedro indicó: “La noche fue muy mala. Todos estos días y lo que vienen vamos a estar mal. No hay vuelta atrás. Lo único que me tiene en pie es la gente desconocida que se acercó. Gente que pasa, para y deja una flor en el kiosco”.

“Me gustaría que lo recuerden como ahora, con cariño, lo tenemos presente en todo momento. Estaban diciendo que van a poner un santuario frente al kiosco, y me parece bien. Hace 40 años que estamos en la cuadra”, sostuvo el hombre.

Posteriormente, Pedro reiteró lo que había dicho durante la marcha que se hizo el lunes en Ramos Mejía, que el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, se acercó hasta su casa: “Al menos, dio la cara y se hicieron cargo del sepelio. También, le manifestamos que necesitamos seguridad en el kiosco y nos expresó que iba a poner, pero no alcanza”.

“Escuchando la radio ayer me enteré de que le robaron a un hombre a dos cuadras de donde mataron a mi hijo. (Axel) Kicillof, en cambio, nunca apareció ni llamó”, añadió Pedro.

En tanto, Nicolás precisó: “Tampoco me parece necesario llevar adelante esto por el lado de la política, no hay que politizarlo. Lo que se vio ayer es claro y la gente está harta. Esto que hacemos es solo en nombre de mi papá, no de la política”.

“Quiero aclarar también que se está rumoreando que nosotros vamos a hacer una marcha en el centro, en Plaza de Mayo o en el Congreso. No es cierto que la convoquemos nosotros. Mientras sea con respeto y en nombre de mi viejo es más que bienvenido y si llegamos hacer algo es en Ramos”, afirmó el joven.

También se hizo presente en el velatorio el empresario Juan Carlos Blumberg, padre del joven Axel asesinado por los secuestradores hace 17 años, cuyo caso produjo cambios en la política de seguridad en aquel momento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*