Policiales

Denuncian que abusador serial estaría escondido en Mar del Plata

FileAccessHandler.ashxSe trata de Carlos Sebastián Rearte de 34 años, quien está acusado de abusar al menos a cinco sobrinas en las localidades de Campana y San Martín. Los familiares de las víctimas denunciaron que podría estar en nuestra ciudad.

Los aberrantes episodios fueron revelados por las niñas, en forma sucesiva, desencadenando una serie de denuncias que impulsaron la fuga del acusado. Por si fuera poco, antes de emprender la huida prometió regresar y vengarse de las menores y de sus propias familias.

En la UFI 14, del departamento judicial de San Martín, llegaron las primeras notificaciones por abuso sexual contra un sujeto identificado como Carlos Sebastián Rearte, en perjuicio de cuatro sobrinas, de 14, 9 y las dos restantes de 6 años. Las agresiones sexuales comenzaron a tener lugar hace cuatro años, cuando el apuntado aprovechaba que las pequeñas se hallaban en su domicilio, situado entonces en el Barrio San Andrés, de la localidad bonaerense de San Martín, para jugar con sus hijas, pero en un instante de soledad manoseaba sus partes íntimas. En este sentido, en uno de los casos se le imputa haber cometido una violación, siendo la víctima de dicho acto la primera en esclarecer la oscura trama perversa del denunciado.

Al respecto, Miriam, tía de dos de las víctimas, señaló que “la nena le dijo a mi mamá que estaba muy mal y que tenía que contarle un secreto. Cada día agregaba algo más, así nos enteramos de los abusos”.

Sin embargo, el acusado ya no se encontraba en su vivienda, porque tras separarse de su pareja se aloja en el inmueble de su hermano -que desconocía los ataques sexuales-, en la localidad de Campana. Justamente sería su hija, de entonces 9 años, quien también caería en las garras del pedófilo, que argumentaría “una confusión” cuando Gabriela, mamá de la menor, le exigió explicaciones. Su hija le reveló que “le tocaba la cola” y al verse cercado por el testimonio de la pequeña y las denuncias, que se incrementaban en San Martín, decidió huir.

Por su parte, su sobrina le confesaba aún más a su progenitora respecto del infierno padecido. “Se le metía en la cama y la manoseaba”, relató Gabriela.

A fines de agosto pasado se pusieron en marcha sendas investigaciones por abuso en las dependencias judiciales mencionadas, mientras familiares de las víctimas llevaron a cabo marchas en reclamo de justicia, en San Martín. En tanto, el abusador continúa en libertad y presumen, quienes lo denuncian, que se esconde en la ciudad de Mar del Plata.

Crónica

Los comentarios están cerrados.