Deportes

Del Potro volvió a jugar al tenis y dio señales firmes de su regreso

El tandilense jugó un partido por última vez el 19 de junio de 2019 en Queen’s y luego, al agravarse la lesión que acarreaba en la rótula derecha desde octubre de 2018, se sometió a dos intervenciones quirúrgicas.

El tenista argentino Juan Martín Del Potro dio señales firmes de que intentará una vez más retornar al circuito, al entrenarse después de mucho tiempo en una cancha y con rivales de calibre, situación que trascendió hoy y alimenta la esperanza de verlo de nuevo en acción en un circuito ATP interrumpido desde marzo por el coronavirus pero que se reanudará el mes próximo.

El tandilense, de 31 años y relegado al puesto 128 según el útlimo ranking difundido por la ATP, apareció con su enorme figura al menos tres veces por las instalaciones del Tenis Club Argentino (TCA) ubicado en el barrio porteño de Palermo, seis meses después de la última cirugía a la que se sometió en la rodilla derecha para solucionar una lesión en la rótula, y con los permisos pertinentes practicó sin demasiada exigencia con otros tenistas habilitados en medio del aislamiento social que rige por la pandemia.

Una clara muestra de que su regreso está en marcha se produjo el jueves de la semana pasada cuando peloteó con el doblista tucumano Guillermo Durán en una de las canchas del TCA, algo que fue confirmado a Télam por una fuente del club.

Ese día no fue la única vez que la “Torre de Tandil” anduvo calibrando su derecha por el Argentino ya que otro vocero le informó a esta agencia que también ensayó con el cordobés Juan Ignacio Londero (62), tenista que se apresta para regresar al circuito el mes próximo.

También anduvieron por el TCA dos campeones de Copa Davis, el correntino Leonardo Mayer (118) y el bahiense Guido Pella (35), aunque no trascendió que hayan entrenado con “Delpo”.

Londero, nacido en Jesús María y ahora entrenado por Sebastián Prieto, el ex coach de Del Potro, tiene previsto viajar a Estados Unidos el 7 de agosto, con la intención de comenzar a competir en el ATP 500 de Washington que se iniciará el 13 y en el que figuran anotados Pella y Diego Schwartzman (13), quien partirá como quinto cabeza de serie en el certamen que marcará el regreso oficial para la ATP.

Del Potro, quien también utilizó las instalaciones del gimnasio del TCA para realizar sus rutinas, se acogió al protocolo sanitario que confeccionó la AAT y rige para los habilitados a entrenar, como tomarse la temperatura al ingresar, utilizar cada uno sus propias toallas, pelotas y bebidas, y no bañarse en las instalaciones del club, entre otras precauciones.

El tandilense compitió por última vez el 19 de junio de 2019 en el torneo de Queen’s y luego, al agravarse la lesión que acarreaba en la rótula derecha desde octubre de 2018, lo que hizo fue acumular consultas médicas y someterse a dos intervenciones quirúrgicas, una en Barcelona en la Clínica del doctor Ángel Ruiz Cotorro, y la otra en Miami con Lee Kaplan, cirujano del Sports Medicine.

Este año, el campeón del US Open 2009. la Copa Davis 2016, y doble medallista olímpico, en Londres 2012 y Río 2016, estuvo en Miami donde fue operado y regresó a la Argentina en marzo.

El tandilense transitó los días de pandemia donde, encierro mediante, se mostró inactivo durante los primeros meses en las redes sociales, apenas un jugoso ida y vuelta por Instagram con otro coloso del deporte argentino, el bahiense Emanuel
Ginóbili, y luego cuando se supo del final de la relación con la modelo Sofía “Jujuy” Jiménez.

En el medio, anunció el final de su vínculo con Prieto, luego de dos años y medio, en una relación que lo catapultó hasta el tercer puesto del planeta, y también se mostró distendido en un video en el que ofició de barman (preparó un trago y pidió a sus seguidores que le pongan un nombre), al margen de las imágenes difundidas por su equipo de prensa en las cuales se grabó rehabilitando su rodilla.

El hecho de no practicar en una cancha de tenis había generado dudas en torno a su futuro, sobre todo porque en septiembre cumplirá 32 años y su ciclo deportivo atraviesa el segmento final.

Sin embargo, seis meses después de la última cirugía, Del Potro entrenó al menos tres veces en el TCA y según reveló a Télam alguien cercano a su entorno, no sería extraño algo que hace poco tiempo sonaba descabellado: verlo jugar algún torneo este año.

Para que eso suceda deberá mantenerse la evolución de su problema en la rodilla que aún le molesta y también que el circuito transcurra con normalidad una vez que se reanude en agosto.

No obstante, una vez que se regularicen los vuelos internacionales, Del Potro vería con agrado la posibilidad de visitar en Suiza al doctor Roland Biedert, médico de cabecera de Roger Federer, al que operó dos veces en la rodilla.

Los comentarios están cerrados.