Ciudad

Deberán adecuar un chalet patrimonial modificado sin autorización

thumbnail_IMG_20160616_095346940_HDRUna sentencia del juez de faltas José Luis Oteiza, confirmada por el Juzgado Correccional 4 sienta un importante precedente en materia de preservación patrimonial. La misma ordena la adecuación del chalet Lita Mami, declarado de interés patrimonial por su valor arquitectónico, sito en Colón 867 esquina Boulevard Marítimo Patricio Peralta Ramos, debiendo retirarse las construcciones antirreglamentarias agregadas a su fachada (ampliación de local bailable).

Es un importante precedente en lo que hace a la preservación de los inmuebles históricos del Partido de General Pueyrredon, toda vez que no queda todo en el pago de una multa, sino que se ordena recomponer el inmueble a su estado anterior” señaló el Defensor del Pueblo Fernando Rizzi, destacando además que “la Defensoría del Pueblo intervino en el proceso desde el primer momento, incluso se presentó a la justicia pidiendo que se resolviera en este sentido”.

Rizzi manifestó también la constante tarea en este sentido que desarrolla la Asociación Marplatenses Defensores del Patrimonio Arquitectónico y Urbano, que en su momento motivó a través de su presentación, la actuación de la Defensoría del Pueblo.

El Código de Preservación Patrimonial señala que “toda acción a emprender sobre los bienes declarados de interés patrimonial que implique cualquier modificación, ampliación, conservación, restauración, refuncionalización, cambio de uso o destino, o cualquier alteración por el concepto que fuere, deberá ser previamente autorizada por la Municipalidad, con intervención de la autoridad de aplicación” (artículo 8º).

En tal sentido el funcionario agregó que “ello claramente no se cumple en el caso tratado, donde en forma totalmente unilateral, ilegítima e inconsulta se desfiguró a un chalet patrimonial marplatense icónico, que conforma una postal de una de las zonas más transitadas y reúne valores patrimoniales, arquitectónicos, históricos y paisajísticos únicos e irrepetibles. El denominado “chalet marplatense”, tipología arquitectónica del caso que nos ocupa, es según los manuales de arquitectura, un estilo único e irrepetible, y cada ejemplar que sea demolido, irracionalmente modificado u ocultado, es una pérdida a la identidad de la ciudad de Mar del Plata, que además de ello, trasciende al interés turístico como valor propio objeto de interés por parte del visitante, y por tanto, como recurso no solo cultural sino también social y económico”.

Es así que la propia enciclopedia virtual Wikipedia recalca que “el estilo Mar del Plata, también llamado «marplatense», es un estilo arquitectónico utilizado principalmente en los chalets desarrollados entre las décadas de 1930 y 1950 en la ciudad de Mar del Plata, Argentina….El estilo surge del pintoresquismo, especialmente su vertiente relacionada con el chalet californiano, debido a que comparte algunas características con el así llamado ranch style house originado en California, Estados Unidos. Así, el chalet marplatense está relacionado con la arquitectura pintoresquista de las originarias residencias veraniegas construidas durante las primeras décadas de la villa balnearia”.

Asimismo, aclaró que en la nota “Pintoresquismo y modernidad” publicada el 12 de enero de 2000, el matutino La Nación expresaba que “la expresión estilo Mar del Plata se utiliza para denominar un conjunto de características tan relevantes como particulares que identifican a la arquitectura en esa ciudad balnearia. Chalets de aires normandos o victorianos, muros y fachadas de piedra laja martelinada extraída de canteras del lugar, pans de bois que dividen en ritmos regulares los frentes majestuosos en los que es fácil distinguir puertas y ventanas por los importantes marcos de madera hachuelada que las rodean, techos de fuerte pendiente construidos con tejas o pizarras, y volumetrías que avanzan y retroceden en busca del mar y el sol son algunos de los atributos de la arquitectura marplatense que inspiraron a Alejandro Bustillo y a Amancio Williams por igual”.

A continuación añadió  que “hoy por hoy, el observador inquieto encontrará los pocos ejemplos pintoresquistas todavía en pie como dignas excepciones, tímidos homenajes a un pasado próspero en una trama urbana que se consolidó al amparo de la especulación inmobiliaria”. (Firmado por Mónica Garmendia, periodista especializada en arquitectura y diseño).

El autor, párrafo aparte merece el proyectista, Alula Baldassarini. Baldassarini -ingeniero constructor- nació en 1887 en Italia, llegó antes de la primera guerra mundial y dejó su impronta en la identidad de la arquitectura marplatense. Amante del pintoresquismo inglés, comenzó a aplicar de manera original las típicas piedras de esta región en los frentes de suntuosas viviendas.

Su primera obra fue la remodelación de la residencia vasca de Mercedes Unzué de Quintana, en Colón entre Viamonte y Mendoza. En 1919, Ana Elía de Ortiz Basualdo le encargó la ampliación de la suya, de aspecto normando. El ingeniero Baldassarini, de vasta cultura y amplios conocimientos fue el profesional que contó con la manifiesta preferencia de las figuras más destacadas del gran mundo social argentino incluso presidentes y altos funcionarios del gobierno nacional y en 60 años de actividad y profesional proyectó y construyó 887 obras, adjudicándose 3 concursos y ganando 5 primeros premios en competencias de fachadas. Incluso el gobernador bonaerense Dr. Manuel A. Fresco difundió filmaciones de gran cantidad de fachadas de chalets construidos por Baldassarini, como propaganda de Mar del Plata.

El Ingeniero Alula Baldassarini fue felicitado por el entonces Príncipe de Gales en su viaje a Mar del Plata, por el estilo de sus construcciones. El Dr. Marcelo T. de Alvear, presidente de la República Argentina y destacadas personalidades confiaron la construcción de sus residencias al profesional italiano. Mar del Plata rendirá en alguna oportunidad un gran homenaje al caracterizado Ingeniero Baldassarini que contribuyó positivamente al progreso edilicio y cultural con sus realizaciones, que tienen la significación de un gran torneo de belleza arquitectónica.

Fuente: Roberto T. Barili

 

Los comentarios están cerrados.