Ciudad, Información General

Conmoción por el suicidio de un actor del Teatro Auditorium

blank

 

Ocurrió alrededor de las 10.00 y el hecho conmocionó la zona más transitada de la ciudad e invadida por turistas durante esta temporada. Una fuente indicó que se había alojado esta mañana en el Hotel Casino ubicado en el mismo complejo edilicio. Se disparó en la boca, sin orificio de salida del proyectil con un arma calibre 32 largo. No hay dudas sobre su propia decisión a través de un testigo. A las 18.00 se hace la autopsia.

En un primer  momento no se ha dado a conocer la identidad del  hombre que sería además empleado del complejo teatral, quien tomó la trágica decisión y se esperaba la comunicación son sus familiares para darse a conocer  una información oficial. No quedan dudas sobre el hecho, aunque se desconocen los motivos, ya que el arma se encontró en el lugar del hecho y además porque un testigo ubicado a menos de un centenar de metros observó el desgraciado momento.

Sin embargo trascendió  que  se trataría de  Fernando Javier Alonso y era una persona muy apreciada que no hacía presumir una intención de esa naturaleza. Ya llegaron familiares y allegados a la víctima al lugar.

El secretario de Seguridad de la Municipalidad, Darío Oroquieta se hizo presente en el lugar, dando a conocer los primeros detalles que provocó una conmoción en el lugar por el cual decenas de miles de turistas circulan por las inmediaciones, y es casi una cita obligada por su cercanía con La Rambla, el Teatro Auditorium y el Casino Central.

Un comentario

  1. «En un primer momento» … no, no: durante un montón de horas por insólita orden judicial se ocultó a los medios la identidad del suicida.
    Ello provocó angustia e incertidumbre entre familiares, amigos y conocidos de algún «joven actor» (así decían los periodistas) que integraba la cartelera de la temporada, motivando la circulación de numerosas versiones sin asidero en el ambiente artístico.
    Una vez más, fue una absurda e injustificable medida judicial contra el periodismo.