Política

Colón descubrió el nuevo mundo, y ahora pelean para trasladarlo 400 kilómetros

La idea de trasladar el monumento a Cristóbal Colón a Mar del Plata sigue generando polémica, más allá del abrazo simbólico para suspender la medida y tras el rechazo general de la comunidad italiana.

El legislador porteño por el PRO, Cristian Ritondo,  dijo que a las 8.30 de la mañana comenzaron los trabajos para la remoción del monumento y esto generó el choque de algunos funcionarios macristas con la policía.

-_monumento_colon.jpg_2033098437 “Por orden de la Presidenta lo iban a remover, es un monumento que es patrimonio de la Ciudad de Buenos Aires y está protegido no solamente por esto último, sino que por aparte hay una ley votada ayer”, explicó Ritondo.

La ley de la que habla Ritondo señala que “para sacar o poner un monumento en el espacio público de la Ciudad es necesaria una ley de la Legislatura que lo apruebe”. El texto declara como “bien integrante del patrimonio histórico y cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en los términos de la ley 1227 en la Categoría Monumentos, al monumento a Cristóbal Colón”.

Según relató vicepresidente de la Legislatura, cuando se enteraron de que había movimientos con grúas cerca del monumento, se hizo presente la presidenta de la comisión de cultura de la Ciudad, Lia Rueda, junto otros funcionarios y entraron al parque detrás de la Casa de Gobierno.

Ese un espacio público de la Ciudad y está dado en custodia al Gobierno Nacional” y cuando entraron “los invitaron a acompañarlos a Balcarce 34 junto al jefe militar”, continuó el legislador.

Según su relato, en Casa de Gobierno nadie los atendió, “ni siquiera un cadete”, disparó. “Estuvimos junto a varios diputados y el jefe del bloque. No nos supieron informar en qué condiciones estaban, a Lia Rueda le habían cerrado el portón en la pierna, la habían lastimado”, contó Ritondo. Confirmó, además, que nadie quedó detenido.

“En el momento en que todo esto se estaba desarrollando llegó una cautelar de un juzgado Federal y por el momento no pueden mover el monumento, que de hecho por  ley no lo pueden hacer”. “Las grúas están ahí. Por lógica no pueden tocar nada pero es el gobierno K”, concluyó.

Fue la jueza en lo contencioso administrativo federal, Claudia Rodríguez Vidal, quien ordenó al Ejecutivo nacional a que se abstenga de “concretar cualquier acto que implique el desmantelamiento y traslado” de la pieza.

La magistrada le pidió que en tres días presente un informe sobre el hecho de hoy y dispuso el freno del traslado “a los fines de resguardar la eficacia de las resoluciones que autos pudieran dictarse”.

La administración de Cristina Kirchner decidió sacar el monumento para trasladarlo a la “Ciudad Feliz”, donde reemplazaría a otra estatua del explorador genovés que se encuentra en la plaza frente al Hotel Provincial.

En reemplazo de la estatua del almirante, que pesa 623 toneladas y es obra del escultor italiano Arnaldo Zocchi, la Nación quiere poner en la plaza una estatua de Juana Azurduy, que se financiaría con un millón de dólares donados por el Gobierno de Bolivia.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*