Política

«Caballo» Suárez, complicado: detectan millonaria y fraudulenta triangulación

suarez-2-690x375Una nueva complicación para Omar “Caballo” Suárez. A fuerza de prepotencia y contactos con el Estado en manos del kirchnerismo, el protagonista llegó a ser director de Marítima Maruba –la única empresa naviera de bandera argentina con presencia en aguas internacionales– en representación de los trabajadores.

Fue a raíz de una operación en la que distintos gremios marítimos se comprometían a aportar fondos a cambio de recibir el 20% de acciones de esa empresa.

Leer: Nuevamente apuntan a Tettamanti por manejo de excepciones en Vías Navegables

Leer: “Si para terminar con las mafias del SOMU tengo que dejar de ser diputada, lo haré”

Leer: De y por Mar del Plata, en la década que los parió

Según indicó el matutino Clarín, esas acciones nunca ingresaron al patrimonio del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU), gremio que manejaba Suárez.

El acuerdo empresario-sindical se concretó vía Mercantes SA. Los balances dan cuenta que los accionistas son “Inversiones Ondarprin SA”, cuyo representante era el ex titular del Fempinra , el fallecido Cayo Sotelo Ayala; “Navegante de Mar y Río”, cuyo representante era el ex titular del CP, Juan Carlos Pucci, también fallecido.

Leer: Carlos Kunkel y su mujer se movían a costillas de los marineros

Leer: La draga es parte del problema: un tesoro de corrupción

Leer: Vinculan a Horacio Tettamanti con otro hecho de corrupción en el Ministerio de Randazzo

Los sucesores de ellos dos, Juan Carlos Schmid y Julio Insfrán respectivamente, aseguraron que las acciones de Maruba nunca ingresaron a sus entidades.

La intrincada ruta de las acciones muestra otra curiosidad: en el balance de Mercantes SA, cerrado el 31 de diciembre de 2010, esta empresa no registraba actividad.

Leer: Tettamanti vinculado a casos de corrupción: dragado y SPI en la mira

Leer: Horacio Tettamanti comprometido por la suerte de Omar “Caballo” Suárez

Leer: Puerto, dragado y espigón, en un halo de corrupción

Pero en el de 2011 sumó a su activo una “inversión permanente de $4.224.800” en acciones de Maruba, como única operatoria de ese año fiscal. Tampoco hubo operaciones en 2012, último año en que la firma presentó balances ante la IGJ. Nunca hubo transferencia de acciones.

 

Los comentarios están cerrados.