Política

Carlos Kunkel y su mujer se movían a costillas de los marineros

Revista-Puerto-Carlos-Kunkel-con-Omar-Suarez-01La estrecha relación entre el Diputado y Omar Suárez no es nueva, se conoce desde hace tiempo. Han transitado por los mismos caminos del peronismo en varios momentos y la figura de Carlos “Zorzal” Kunkel es conocida para quienes formaron parte del sindicato durante la era de “El Caballo”. Comidas, viajes y estadías eran moneda corriente, formando siempre parte de alguna historia festiva, pero las prebendas recibidas por el legislador no contaban hasta ahora con documentación probatoria. La Comisión Interventora encontró la autorización firmada por Juan Manuel Medina, presidente de la Obra Social, en representación del SOMU ante escribano público. El dinero para comprar y mantener los autos del matrimonio surge del aporte de los marineros que todos los días salen al agua a ganarse la vida. Otra parte pudo haber sido aportada por el narcotráfico, según sostienen algunos políticos, funcionarios y prestigiosos periodistas.

A raíz de la investigación que lleva a cabo el juez Rodolfo Canicoba Corral en el marco de la causa sobre entorpecimiento de las vías navegables en la que están imputados Omar Suárez, Rigoberto Suárez Cardozo y Jorge Vargas, ha salido a la luz una gran cantidad de irregularidades.

Leer: Horacio Tettamanti comprometido por la suerte de Omar “Caballo” Suárez

A partir de los allanamientos y la intervención en el Sindicato, la Obra Social y la Fundación Azul se ha recolectado documentación probatoria de hechos de corrupción, sobreprecios y el uso de los aportes de los trabajadores para el enriquecimiento de la Comisión Directiva con una decena de empresas manejadas por ellos mismos y sus familiares, según relatan fuentes judiciales.

También  se ha encontrado documentación que prueba cómo los marineros con su aporte sindical mantenían a políticos y amigos del poder, entre ellos al diputado Carlos Kunkel y su mujer Cristina Fioramonti, senadora bonaerense y vicepresidenta del Consejo de la Magistratura de la provincia en la última etapa kirchnerista. A ellos, además de disfrutar de viajes, estadías en campos y hoteles del gremio, se los benefició con dos autos cero kilómetro de alta gama, con todos los gastos pagados por cuenta de los marineros.

La Comisión Interventora del SOMU compuesta por Santiago Viola, Jorge Alonso y Gladys González, encontraron  que el automóvil Volkswagen Passat  2.0 dominio LMJ 534 y  la camioneta Ford Kuga 4×4 dominio LZW034 que figuraban a nombre del SOMU eran utilizados por el diputado Nacional Carlos Miguel Kunkel y la senadora provincial Cristina Fioramonti.

Leer: Tettamanti vinculado a casos de corrupción: dragado y SPI en la mira

En la expedición de célula firmada por Juan Manuel Medina, secretario de la Obra Social,  el sindicato acepta hacerse cargo de “la responsabilidad civil por los daños y perjuicios que se produzcan con el automotor” y “la circulación dentro del país como el egreso temporario del mismo” a favor de Kunkel,  Fioramonti y otros otras tres personas; una de ellas integrante de la planta permanente de la Cámara de Diputados, posiblemente choferes del matrimonio.

Esta es la primera prueba que se conoce de los gustos que se daban el Diputado y la Senadora con la plata de los marineros. Denuncian desde la oposición que Carlos Kunkel fue un invitado de lujo en muchos convites a través de los años en los campos que el SOMU tiene en la Patagaonia para recibir al “Jefe y sus amigos” pero nunca a un marinero.

También denuncian que el Secretario Agreu de San Fernando era el encargado de la logística y el timonel en las fiestas que se celebraban para el Diputado en el yate de la empresa San Jorge, propiedad del SOMU y dirigida por Omar Suárez.

La relación entre Kunkel y Suárez es muy estrecha. Numerosas fotos lo certifican, incluso en diciembre pasado el diputado eligió Monte Caseros, ciudad natal del sindicalista, para despedir el año. Claro, en el hotel que construyó “para el SOMU” a la vera del Río Uruguay y al que le puso el nombre de su mamá, Belinda.

Existen sospechas de que el financiamiento de estos lujos no provendría solo del aporte sindical de los marineros y su transformación en empresas marítimas, de viajes, de limpieza entre otros rubros sino también del narcotráfico, a través de la naviera Maruba. Así lo sostiene el corresponsal de guerra Gustavo Sierra -autor de “Sinaloa-Medellín-Rosario”-  y la diputada Elisa Carrió

Karina Fernández

Revista Puerto

Un comentario

  1. Otro chorro y genuflexo KK/Peroncho … Y de fondo , el versito populista berreta …