Política

CABA ordenó suspender por 30 días las operaciones que no sean urgentes ante la segunda ola de coronavirus

 

El Gobierno porteño dispuso hoy que las clínicas privadas deberán reprogramar o suspender las operaciones médicas programadas o que no sean urgentes, en medio de la segunda ola de coronavirus Covid-19.

“Establécese que los efectores del subsistema de salud privado y los de la seguridad social deberán reprogramar y suspender, durante el plazo de treinta días corridos, la atención programada y las intervenciones médicas vinculadas a patologías que con criterio médico no sean de carácter urgente“, ordenó el Gobierno de la Ciudad.

El decreto publicado en el Boletín Oficial porteño señaló que el fin es “contar con la mayor cantidad de recursos asistenciales disponibles que permitan la atención de pacientes con Covid-19, tanto ambulatoria como de internación”.

La decisión, que es similar a la medida tomada días atrás para el sector público, se adoptó en momentos en que la ocupación de las camas de terapia intensiva en la Ciudad de Buenos Aires a raíz del pronunciado crecimiento de contagios de Covid-19 creció sensiblemente.

 

blank

De hecho, el decreto firmado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Salud, Fernán Quirós, indica que la medida “se fundamenta en el estado actual de la situación de emergencia epidemiológica, atento el elevado número de casos e incremento del nivel de ocupación de camas”.

Esa ocupación alta alcanza tanto a las camas “generales como de cuidados críticos”, según el decreto en el que además se remarcó que resulta “imperativo que el sistema de salud en su totalidad realice una adecuación y reprogramación de la atención sanitaria, priorizando la atención de Covid-19, a fin de proteger y salvaguardar la salubridad pública”.

En los considerandos del texto, se explicó que la medida se tomó “en virtud de la velocidad con que evoluciona la situación epidemiológica”.

“El Ministerio de Salud en su carácter de Autoridad de Aplicación, ha considerado necesaria la adopción de medidas a los fines de reducir la amenaza y al riesgo sanitario, con el fin de mitigar el impacto de la epidemia de Covid-19 y preservar así la salud pública”.

Además, el decreto indica que “en el contexto actual, y atento la evaluación de la condición epidemiológica realizada por el Ministerio de Salud, se advierte la necesidad de una acción articulada y coordinada de todo el sistema de salud en su conjunto, enfocando los esfuerzos del sistema sanitario para la atención de pacientes con Covid-19, sin desatender las necesidades más urgentes”.

En este sentido, el Gobierno porteño señaló que “corresponde en consecuencia establecer que los efectores del subsistema de salud privado y los de la seguridad social deberán reprogramar y suspender, durante el plazo de treinta días corridos, la atención programada y las intervenciones médicas vinculadas a patologías que con criterio médico no sean de carácter urgente o que no puedan ser discontinuadas o postergadas”.

.

5 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*