Ciudad, Información General

Balean la casa del referente del SOMU en Mar del Plata

blank

Desconocidos motorizados tirotearon el domicilio donde vive Damián Basaill, prosecretario de la Seccional Mar del Plata. Los peritos contabilizaron dos tiros en el frente y once tiros en la camioneta estacionada en la puerta. Sospechas de una interna sindical.

Trece tiros recibió en la madrugada del sábado la casa de Damián Basaill, prosecretario de la Seccional del SOMU en Mar del Plata. El hecho se produjo entras las 1:30 y 2:30 de la mañana. Es investigado por la justicia Federal de Mar del Plata desde donde tratan de establecer si el ataque tuvo que ver con la interna sindical que vive el gremio o si se trató de un hecho de inseguridad.

Los disparos tuvieron como epicentro una vivienda en Lanzilotta al 1800, en el barrio Termas Huincó, donde vive Basaill, quien al momento del hecho se encontraba con su hijo y su novia. Dos tiros impactaron en el frente de la casa y los otros once en una camioneta blanca que dispone el gremio para la movilidad de los dirigentes en la Seccional.

Basaill, de 31 años, hizo la denuncia a la Comisaría Tercera, desde donde dieron intervención al fiscal Juan Pablo Lódola. Según contó el dirigente, los disparos provinieron de dos personas que se desplazaban en una motocicleta.

El SOMU dejó abierta la grieta en Mar del Plata cuando Pablo Ochagavia, el secretario General de la Seccional, firmó el acta con el ajuste salarial de la flota fresquera de altura el mismo día que comenzaba el paro nacional dispuesto por la conducción de Raúl Durdos, en el marco del conflicto que mantenía por entonces con la flota tangonera congeladora.

A partir de ese momento Ochagavia desapareció de la sede de la Avenida Edison. “Tuvo algunos problemas de salud”, decían algunos allegados a Basaill para explicar su ausencia, incluso la del día en que el gremio realizó un piquete en los accesos a las terminales 2 y 3 del puerto marplatense, siempre dentro del mismo conflicto con las cámaras que agrupan a la flota congeladora tangonera.

Ese lunes 13 de julio a la mañana, en medio de las ollas populares, las banderas y las vallas de Prefectura, quien hizo todas las declaraciones a la prensa como referente sindical en Mar del Plata del gremio que bloqueaba las terminales, fue el propio Basaill.

En esos días incluso se filtró un audio con una amenaza a Ochagavia. La voz del mensaje le exigía explicaciones por lo que había firmado con CaIPA y Armadores, en tanto anticipaba una visita a su casa y le aconsejaba una consulta a un traumatólogo.

En el SOMU reconocían las diferencias con el secretario desplazado y cuestionaban una proximidad con “el otro Pablo” (por Trueba, referente del SIMAPE) que no gustaba nada en Buenos Aires.

Este medio intentó comunicarse con Basaill tras el ataque pero el dirigente nunca contestó. Sí mantuvo contacto con otros medios. «Sabemos que nosotros hemos agarrado ahora la conducción del gremio. Hay gente que se sentía con privilegios y nosotros tomamos la decisión de que todos seamos iguales. Tal vez puede ir por ese lado», respondió el sindicalista ante El Marplatense.

Ante La Capital, el Prosecretario atacado fue más preciso. “Vi a dos sujetos, uno en moto y otro que disparaba. Se subieron y se fueron. Fueron once detonaciones contra el vehículo y la casa tenía dos tiros también. Yo estaba con mi novia y mi hijo. Creo que esto viene por las decisiones que estamos tomando en el sindicato”, dijo el dirigente.

Con la pesificación de la escala salarial, que posibilitó la zarpada de los tangoneros congeladores, pareció que la interna se enfriaba. Los trece tiros en la casa de Basaill demuestran que está más caliente que nunca.

 

Por Roberto Garrone – Revista PUERTO

Los comentarios están cerrados.