Ciudad

Arroyo del Barco: «Es mezquina la actitud de actores portuarios, prefieren cuidar su quintita sin importarle los damnificados»

15036261_370670489952791_6988283973068348608_nEn la Defensoría del Pueblo tuvo lugar la reunión entre los defensores, los vecinalistas de la zona sur y la presidenta de la Comisión de Hídricos Patricia Leniz, en la cual se analizó la problemática de la prosecución de la obra Arroyo del Barco.  Tras el encuentro, la concejal informó a este medio que “la obra está en la primera de las cinco etapas que comprende, los vecinalistas manifestaron su temor de que la misma no se continúe lo cual afectaría a casi 200.000 personas que habitan en la cuenca”.

“Vivo en la zona del sur y veo cual es la problemática por lo cual les plantee gestionar una reunión con el presidente del Directorio de OSSE, Ing. Mario Dell Olio, y trasladar la inquietud al Ejecutivo”, concluyó la edil.

Por su parte, el vecinalista del barrio Juramento, Hugo Toso, señaló que “este es un tema que tiene muy angustiado a 14 barrios que son los afectados por la cuenca. En forma directa afecta a 30 mil vecinos y de manera indirecta a 180.000”.

Tosso, consideró además que “hay una actitud mezquina o un desconocimiento muy grande por parte de ciertos actores portuarios que prefieren cuidar su quintita a tener en cuenta a los damnificados por los anegamientos cada vez que hay una lluvia torrencial”.

Obra Arroyo del Barco: advierten posible contaminación

Acto seguido, refirió que “hace más de un año, cuando esta obra estaba a punto de iniciarse, el Consorcio con todos sus actores desde la Armada hasta el Club Náutico, sugirió la incorporación de un ingeniero que respondía a sus intereses para que estudiara la obra inclusive agregó correcciones que fueron aceptadas y tenidas en cuenta”.

En tal sentido, el vecinalista concluyó añadiendo que “ahora aparecen intereses de sectores como el Club Náutico y el Astillero Contessi y el propio Consorcio oponiéndose, hay rumores acerca de que interpondrían un recurso de amparo para detener la obra porque llevaría suciedad a sus playas. Pero es totalmente erróneo porque toda el agua que recibe la cuenca desagua en el mismo lugar, siempre ha sido así, con la única diferencia que ahora lo hace en forma insuficiente con un caño de una medida muy pequeña pero cuando la obra esté funcionando a pleno, desaguaría por un tubo de 3,70 m por 7,40, que tiene previsto trampas para retener la basura y bateas para recibir algún residuo que pueda ser contaminante. O sea que lo que actualmente va en forma directa cuando la obra esté en funcionamiento va a ir de manera controlada”.

Roberto Latino Rodríguez

Los comentarios están cerrados.