Política

Arroyo borró a Tato: molesto prendió el ventilador, ¿hay acomodados como lo sugiere?

serebrinsky_arroyo-393x420El Mundo Arroyo es una caja de sorpresas, y sin dudas, a algunos de los oportunistas le soltaron la mano antes de llegar a la meta. Todo era júbilo y algarabía aquel 25 de octubre cuando el Dr. Carlos Arroyo se consagraba como nuevo jefe comunal venciendo a Gustavo Pulti. Seguidores, medios y amigos del campeón, se subieron al carro de la victoria esperando un tan ansiado puesto dentro del gabinete del “hombre del impermeable azul”.

Algunos medios locales trataron de imponer a varios candidatos con entrevistas y cientos de líneas en medios gráficos, pero a “Tato” Serebrinsky nunca lo confirmó nadie. En una de las tantas entrevistas radiales, aseguró que “lo va a confirmar el intendente electo pero fue ofrecida la Secretaría de Producción a mi persona y en principio lo he aceptado”.

1

Hasta que llegó el fatídico 10 de diciembre para el dirigente radical, y Arroyo hizo jurar uno por uno a los nombres que lo acompañarán por los próximos cuatro años y el bueno de “Tato” lo observó desde el banco de suplentes, entre el aguatero y el preparador físico de un equipo humilde del ascenso. Nada de Secretaría, nada de gabinete, nada de nada…

El ex diputado se cansó de la tensa espera parado en la fila y con varios números en la mano, pero Arroyo lo eludió con una simple finta y lo relegó al último lugar del escalafón, dejándolo solo como perro malo y fuera de combate.

2

Cansado de mendigar un lugar que nunca se le prometió, Serebrinsky se despachó con dos perlitas a través de la red social Facebook. “Mar del Plata, ya empezó a Cambiar, antes de fin de año consiguió trabajo todos los amigos y familiares de Arroyo”, disparó el dirigente con malicia.

Pero no se quedó atrás y mientras disfrutaba de las sobras del 25 entre mate y mate, sentenció: “finalizando el año con PAZ y TRANQUILIDAD. Trabajemos unidos para terminar con el privilegio y las grandes desigualdades. CAMBIEMOS”.

¿Alguien más se sumará al tren de “Tato”? Sin dudas un oportunista que esta vez se quedó con las ganas y al parecer nunca llegó a la estación correcta.

Un comentario

  1. Típica actitud del amante despechado.
    Espero que tenga la honestidad y decencia de revelar los nombras y apellidos de los amigos y familiares de Arroyo que este sinvergüenza denuncia.