Deportes

Alvarado volvió a ganar y sueña con la clasificación

thumbnail_img_2532No hay partidos fáciles en esta equilibrada Zona 2 del Torneo Federal A, y Ferro de Pico no vino de paseo a Mar del Plata, sabía que necesitaba sumar para seguir metido de lleno en la pelea por la clasificación y salió a jugar de igual a igual con Alvarado. Entonces, ofrecieron un muy entretenido primer tiempo, de ida y vuelta, en el que el local aprovechó una chance con Patricio Escott y la visita no pudo golpear cuando tuvo sus ocasiones. El complemento fue menos vistoso, pero poco le importó a los de Duilio Botella, que mostraron solidez y se quedaron con un triunfo por 1 a 0 que le permite sacarle siete puntos a los pampeanos, cuartos en la zona, cuando restan 9 en juego.
Si dentro del campo de juego se podía plasmar lo que los técnicos planteaban con los nombres que ponían, estábamos ante un encuentro que podía ser abierto y vibrante. Y así fueron los primeros 45′, de ida y vuelta, con la mediacancha como un lugar de tránsito y mucho ataque por las bandas. Así llegó Alvarado con Compagnucci, la bajó Susvielles, pivoteó Molina y remató Albarracín para exigir una buena respuesta de Francisco Rago. Del otro lado, el que desbordó fue Emanuel Hermida, llegó al fondo y sacó el centro atrás que, de primera, Almerares definió mordido, lejos.
El local empezó a ver que tanta vocación ofensiva de los volantes visitantes, obligaba a que los laterales se adelantaran y los dos delanteros quedaban siempre mano a mano con los centrales. Cuando encontrara el pase entre líneas, podía poner alguien de cara al gol. Y el que vio mejor que nadie eso fue Molina, que a los 11′ la paró, amagó buscar a Susvielles y la tocó paralela para la velocidad de Escott que rompió desde atrás, enfrentó al arquero y definió con categoría para poner el 1 a 0. El primer objetivo estaba cumplido, y los de Botella empezaron a dominar el encuentro, con más pausa y la tranquilidad que le daba el resultado.
Aunque increíblemente, en ventaja, lo agarraron mal parado en un contra ataque, tras un córner propio, la manejó Hermida en velocidad, eran cuatro de Ferro contra tres de Alvarado, se juntaron en el medio y la pelota fue para Pedernera que cuando atinó a definir se encontró con la salida rápida de Beltramella, buscó tocar por arriba pero sin fuerza y Nicolás Fassino alcanzó a sacar al córner. Del otro lado, se invirtieron los roles del gol, Escott asistió a Molina y Rago adivinó la intención cuando “Pancho” buscó sortearlo por afuera. Se lució un arquero de un lado, y el otro del otro. La más clara para Ferro en esa mitad estuvo en la cabeza de Federico Almerares, que anticipó perfecto en el primer palo pero se encontró con una notable respuesta de Beltramella en dos tiempos que mantuvo la diferencia.
Antes del descanso, además de un cambio por bando por molestias musculares (Ramiro Jorge por Presentado y Emanuel Morete por Aubone), hubo una ocasión clara más para cada uno. La de la visita, llegó como toda la noche con una corrida de Hermida por derecha y un centro bajo que Fassino desactivó con un cierre que vale un gol, cuando Almerares cargaba la derecha para sentenciar. La del local, fue más elaborada: contra ataque encabezado por Escott, Albarracín se la sirvió a Susvielles y la comba del “9” se perdió apenas alta.
No estaba claro si ese golpe por golpe favorecía a Alvarado, que tuvo chances de llegar al segundo, pero tampoco hubiera sido tan raro que Ferro se lo empatara. Por eso, hizo un partido más inteligente en el complemento, más luchado, mejor parado y esperando la oportunidad para salir en velocidad. Más allá de no generar mucho en ataque, tampoco lo lastimaron y el trabajo estaba cumplido. Cuando Morete empezó a adueñarse más de la pelota, Botella mandó a Mauro Castro (volvía después de ocho meses) y armó un 4-4-2 más equilibrado, con salida rápida por las bandas y con Escott al lado de Susvielles.
Un partido que no tenía el ritmo de la primera mitad, se armó en un ratito. Con una gran contra del local, Molina se metió de derecha al centro pero nunca le quedó el lugar para el pase a Susvielles, metió el freno y tocó para la carrera de Compagnucci que adelantó, apuntó y acertó a la parte externa de la red, para que todos se agarren la cabeza. Encima, en ese saque de arco, pelotazo perfecto de Rago a espaldas de Ponce, Hermida que llegó al fondo y, una vez más, Fassino cerrando perfecto para despejar.
El tramo final era más emotivo porque la diferencia era exigua, que por la posibilidad concreta de que algo pudiera pasar. Ferro no tenía claridad y sólo lastimaba con Hermida, que obligó a que Duilio Botella sacara a Ponce (amonestado) y ubicara en ese lugar a Corti. Sin embargo, el empate lo tuvo Almerares, en el único yerro de Fassino en la noche, fue a la misma pelota con Jorge y el balón siguió hacia el exAlvarado que se acomodó demasiado, eligió tocar hacia dentro y Gastón Martínez decoró un partido casi perfecto con un cruce salvador
En los minutos finales, Alvarado sacó a relucir su potencial de equipo, cuidando la pelota lejos de su arco, con Susvielles metiéndola bajo la suela con Molina en el córner hasta el pitazo final de Santiago Ascenzi que valió un triunfo, tres puntos y un paso gigante a la clasificación.
Foto: Rubén Sánchez / Prensa Alvarado

Los comentarios están cerrados.