Política

Alfonsín: “Cambiemos nunca estuvo del todo saludable”

La grieta radical no se cierra. No debería descartarse que Ricardo Alfonsín, apareciera en la movilización junto a Hugo Moyano, en esta especial coyuntura política. Así se desprende de sus declaraciones que lo ubicaron más cerca de los acérrimos críticos kirchneristas. Por supuesto que en respeto a su ADN democrático, defendió las instituciones y no fue tan allá como los exabruptos de Zaffaroni, Bonafini, Barrionuevo y el propio Moyano, entre otros. La reproducción textual de sus expresiones, dan lugar a un feroz crítico interno, quien no dudó en interponer una fuerte  resistencia interna, a la matriz de la coalición Cambiemos: no existe dijo, en un contexto que el mismo explicó. No es una bravata política sino el planteo de cuestiones de fondo, que hoy más que nunca están lejos de disimularse, sino todo lo contrario.

En un reportaje exclusivo a mdphoy.com , el ex diputado nacional dejó al desnudo que su corriente interna no quiere quedar pegada a las decisiones que giran alrededor de personajes muy cuestionados como Leopoldo Moreau y Sergio Palazzo por ejemplo, y sin ir más lejos abordó el tema Moyano como un tema inherente a la justicia, pero no a la política que se identifica con la defensa de los trabajadores. No faltaron cuestionamientos a la marcha de la economía y a la sensible modificación de la doctrina en torno a la seguridad.

blank

La siguiente es la desgrabación textual de la entrevista:

“Cambiemos nunca estuvo del todo saludable y la responsabilidad es de la Unión Cívica Radical; sí nuestro partido hubiera asumido la responsabilidad que le corresponde, el gobierno de Macri hubiera tomado decisiones más saludables”.

“El radicalismo debería haber actuado como un partido, que formando parte de la coalición, piensa distinto del resto de las fuerzas que la componen, advirtiendo antes de que se tomen las decisiones,  acerca de lo que el radicalismo creía que  era lo mejor. Si hubiera sido así no se hubieran cometido muchísimos errores, el presente sería mejor al igual que  la relación de Cambiemos con la sociedad y las expectativas en relación al futuro”.

 “Fue por decisión propia no por culpa del PRO,  el partido se colocó en esta situación de convidado de piedra, en la actitud propia de quien no tiene ninguna diferencia con el PRO y quien niegue  eso sabe que está mintiéndole a la sociedad”.

 “Cambiemos no existe, es el nombre que se le dio a un conjunto de fuerzas que piensa distinto, pero  no hay un pensamiento  ni una ideología Cambiemos, sino una ideología radical, del Pro y de la Coalición Cívica. Tampoco hubo un acuerdo programático y en todo caso prevaleció la ideología PRO que está gobernando”.

“Si bien no ganamos la interna nos toca representar, el hecho de que no sea una coalición de gobierno como dijo el presidente de la Republica, no significa que no tengamos el derecho  y la obligación de opinar,  sobre las decisiones que van a tomar, porque de las mismas depende que se resuelvan o no los problemas del país”.

“Los cargos me importan tres pepinos, pero si me importa que la Unión Cívica Radical pueda participar de las decisiones. La verdad es que  el partido renunció a opinar, en la mayoría de los casos porque creían que era lo mejor para el país, pensaban que  querer opinar significaba la posibilidad de que se manifestaran discrepancias, y eso podía afectar la gobernabilidad, cuando desde mi punto de vista es exactamente al revés. La gobernabilidad se va a afectar cuando tomen decisiones equivocadas”.

“En algunos casos, callaron nada más que por especulaciones personales vinculadas a la carrera política, porque no les conviene contrariar a quienes tienen la lapicera y el poder. Por supuesto, que señalar diferencias puede llegar a contrariar y molestar pero no creo que hubiese sido el caso del PRO”.

Sobre el “cambio de doctrina”  en seguridad que impulsa la ministra Patricia Bullrich, a raíz del fuerte respaldo al accionar de Luis Chocobar, el agente que abatió a un delincuente y que fue procesado por la Justicia.

“Es una barbaridad y me llama la atención que el partido no haya dicho nada”  “ No dijo nada ante el desfile de los “carapintadas”  ni cuando desfiló el “Operativo Independencia” en Tucumán, que está siendo juzgado por delitos de lesa humanidad, tampoco opinó nada acerca del fallo del dos por uno , simplemente ante la reacción que existía aceptó sancionar una ley por consenso, estableciendo con claridad cuál había sido la intención del legislador que había sancionado la misma, aclarando que no beneficiaba a los delitos de lesa humanidad, cosa que no era necesario aclarar”

 “El caso Chocobar, en el fondo es una discusión entre los que piensan que el Estado siempre tiene que ajustar su conducta  a la ley y los que piensan que esa obligación no existe frente a un delincuente, que frente al mismo el Estado puede actuar de cualquier manera. Es decir que el Estado de Derecho no existe frente a la delincuencia. Eso es gravísimo, lo conocimos en la época de la dictadura cuando se decía frente a los guerrilleros que la ley no importaba y ya sabemos lo que pasó, cómo para que no nos demos cuenta que, sin comparar los hechos, estamos razonando de la misma manera que en aquellos años y sabemos cómo nos fue”.

 “No me importa que Durán Barba diga que la sociedad está dispuesta a aplicar la pena de muerte, inclusive si la sociedad dice el día que mañana hay que ser rubio y de ojos celestes para ser candidato, no voy a teñirme ni a hacerme una operación para cambiarme el color de los ojos”.

“Uno tiene que seguir a la sociedad cuando cree que tiene razón, sino causa mucho daño. En este caso el gobierno pecó de “Doñarrosismo”. En este tipo de cosas la que gobierna es “Doña Rosa”, obviamente me estoy refiriendo al personaje acuñado por Neustadt, que tenía posiciones muy conservadoras. Es una irresponsabilidad que el gobierno no trate de hacer docencia y frenar esta suerte de irracionalidad colectiva, que suele apoderarse de gran parte de la sociedad como consecuencia de la angustia que vive con el tema de la inseguridad”.

El endeudamiento, el ritmo de la economía, el valor del dólar y las paritarias no estuvieron ausentes en sus consideraciones.

“No hay visos de que pueda detenerse el endeudamiento y con la tasa de crecimiento que prevé el gobierno vamos a tener problemas porque no van a alcanzar las divisas necesarias para poder enfrentar el endeudamiento”. “El gobierno parte de la idea de que  hay que responder a los intereses de las corporaciones  y de los más ricos, que son los que están en condiciones de poner en movimiento la economía,  es la mejor manera de ayudar a los que no son ricos piensa Macri.  Y eso es un error enorme porque la historia argentina y en la mundial demuestra que no es así. No hay derrame y espero que no nos pase como en la década del ´90 que nos dimos cuenta tarde que de ese  error y después tuvimos que pagar las consecuencias”.

“Tenemos un 30% de pobres, un elevado porcentaje de desocupados, el salario mínimo está muy por debajo de lo que se necesita para ver satisfechas las necesidades fundamentales. Somos el primer país en desempleo joven y en consumo de drogas en esa franja etaria, además de ser el tercer país en suicidios juveniles. Argentina que va a ser problemática y en lugar de poner la mirada en los trabajadores, que sufren históricamente  las injusticias de un sistema que no puede dejar de producirlas.  Que pongan la mirada en los sectores empresariales para pedirles un esfuerzo mayor. Pero no  sólo no lo han hecho sino que han tratado de sacar ventaja en río revuelto”.

El inminente acto de Moyano con su gente y aliados en la calle, generó una reflexión de claras diferencias con el gobierno nacional

 “La movilización de Moyano contra Macri es consecuencia de las políticas que se han aplicado y a mí me extraña que no haya más trabajadores acompañándolo.Las actividades paralelas de Moyano que las determine la Justicia”.

“Lo que se busca es debilitar al sindicalismo en la Argentina, no tengo ninguna duda porque no todos los que se enojan con  el sindicalismo se enojan sinceramente ni por las mismas razones. Yo me enojo porque creo que un sindicalismo que no es decente tampoco es representativo,  y un sindicalismo que no es representativo no es suficientemente fuerte para sentarse a negociar con la patronal. Pero algunos quieren aprovechar esos malos ejemplos para  debilitar el sindicalismo y que desaparezca, no quieren sindicalismo ni decente ni corrupto; y  están muy contentos con el sindicalismo corrupto, porque les viene como anillo al dedo para destruir la organización de los trabajadores, saben que sin  la misma es muy difícil que puedan defender sus derechos”.

El delicado tema de las maniobras de desestabilización que conducen a tendencias destituyentes, mereció una fina interpretación, no por ella exenta de una analogía que apareció como curiosa.

“El kirchnerismo decía que quienes se oponían a ellos los querían destituir y  nosotros con razón decíamos entonces que se victimizaban, magnificando las cosas y atribuyendo a los opositores intenciones destituyentes, pero ahora resulta que se hace lo mismo desde el gobierno de Cambiemos”.

“Si bien creo que hay sectores destituyentes son minoritarios y no tienen ninguna chance de destituir al gobierno porque todos lo vamos a defender, pero la mejor manera de defender un gobierno es escuchar, hablar y cerrar la grieta”.

“Me he reunido con Lifschitz, Bonfatti y con gente de Stolbizer, dialogó con todo el mundo porque soy de los que creen que hay que empezar a trabajar ya con independencia, de cuándo se pueda materializar un espacio de centro-izquierda progresista, republicano y democrático en serio. No creo que ese espacio lo pueda representar el Frente para la Victoria, pero muchos podrían de los que lo integran formar parte de ese espacio pero no el FPV en su conjunto, porque tampoco creo que todos  estén comprometidos con un proyecto de esas características”.

Volvió a la carga contra el sector del radicalismo  que acompaña acríticamente las posturas del PRO, en un claro posicionamiento de que aún quedan cuentas por saldar en la UCR

 “Siempre nos preguntan a los radicales que hubiera dicho  Raúl Alfonsín del acuerdo  con el PRO, y es mejor que algunos se abstengan de responderla porque cuando responden no está mi padre para corregir la respuesta, matizarla o dar las explicaciones, que requieren una respuesta compleja de esa naturaleza, así que si tanto lo quisieron es mejor que se abstengan de responder”.

“Hay otra pregunta que se les podría hacer a esos mismos dirigentes, que siempre se manifiestan dispuestos a responder la pregunta anterior: ¿Qué les parece que hubiera hecho Alfonsín si hubiera sido presidente del Comité Nacional durante estos dos años, qué hubiera dicho con relación al mega DNU o a la Reforma Previsional, al aumento sin audiencia de las tarifas o a la designación de jueces de la Corte por decreto? Eso sí que es fácil de responder porque hubiera hecho lo que estamos haciendo nosotros, se hubiera opuesto”.

“¡Qué se dejen de jorobar y si algunos están muy contentos de lo que está haciendo el PRO, no los descalifico por lo que piensan pero ¿por qué no empiezan a pensar en   la posibilidad qué son más PRO que radicales?”.

7 Comentarios

  1. Vos no estás saludable infeliz, andá con de Narváez. Todo lo que tocas lo convertís en mierda.

  2. Un tipo que nunca aportó nada.

  3. Verguenza tendria de vos tu padre.

  4. Mamarracho impresentable!

  5. Es difícil contestar las criticas de Luis, Nico, Jose, Fabio, desde ya digo de política no entienden nada, no conocieron a don Raul y menos a Ricardo. Pero bueno son peores que los K se creen dueños de la verdad y no quieren ver la realidad. Asi nos va a ir.

  6. ESTAN LLENOS DE MIERDA EMPEZANDO POR LOS RADICALES DEL 55 TU PAPA ESTABA VIVO ESE AÑO DE QUE LADO ESTABA DEL LADO DE LOS QUE BOMBARDEARON LA PLAZA ES ASI NO DEMOS VUELTA ESTAMOS LA HISTORIA LO DICE