Ciudad, Destacado

Afirman que cerca de 500 personas trabajan dentro del basural

blankLa Mesa de Diálogo del Basural convocada por el obispo Gabriel Mestre, aseguró que alrededor de 500 personas trabajan directamente dentro del predio, en un marco de exclusión y abandono.

La mesa se realizó en el marco de la declaración de emergencia ambiental en nuestra ciudad. En ella, Mestre manifestó su «profunda preocupación» por la situación de precariedad laboral y social que sufrirían las familias que trabajan en el predio de disposición final de residuos. En el lugar, ejerce sus actividades la Cooperativa Cura,  los Carreros y Cartoneros organizados en el MTE-CTEP y la Federación Argentina de Carreros Cartoneros y Recicladores.

«A través de nuestro trabajo hemos podido determinar que alrededor de 500 personas trabajan directamente dentro del basural, pero son mucho más los involucrados en esta problemática», expresó el obispo. Por eso, consideró que ante el inminente arribo de la empresa CEAMSE (Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado) sería  necesario conocer con precisión qué intervención tendrá en el Predio de Disposición Final, en cuanto a la construcción de una  planta de reciclado y su funcionamiento, la cantidad de trabajadores y trabajadoras que incorporarán para trabajar en la planta, y los derechos que tendrán garantizados.

Además, Mestre solicitó que la firma explique qué pasará con los recuperadores y recuperadoras que no son incluidos en la planta y cuáles serán las acciones de responsabilidad social empresaria previstas para aquellos que están en el predio «en condiciones indignas y sin margen para conseguir otro trabajo».

«Contando la ciudad con una planta recuperadora como es la Cooperativa Cura en funciones, pero con graves dificultades operativas por falta de financiamiento, es necesario garantizar en este marco el total y pleno funcionamiento de dicha planta, porque así se lograría la incorporación de nuevos asociados, que se encuentran trabajando en el predio esperando su incorporación», comentó.

Por otro lado, en la Mesa se analizó la situación de los cartoneros y carreros, que diariamente reciclan más de 4 toneladas de residuos sólidos urbanos generando un aporte al cuidado del medio ambiente y la higiene de la ciudad «sin ningún tipo de ingreso ni derecho laboral garantizado por el Estado y que muchas veces sufren persecución e impedimento para realizar su tarea». Al respecto, se intentó trabajar en los problemas para encontrar una solución integral.

«Ante la profunda crisis expuesta necesitamos respuestas urgentes por parte de las autoridades de la jurisdicción, como así también de la nueva empresa encargada de gestionar el predio», pidió el obispo, quien afirmó que las personas que trabajan en ese lugar nunca tuvieron una comunicación clara ni una perspectiva de cómo seguirá su situación.

Por último, Mestre recordó las palabras del Papa Francisco: «Los seres humanos y la naturaleza no deben estar al servicio del dinero. Digamos ‘no’ a una economía de exclusión e inequidad donde el dinero reina en lugar de servir.»

«Esa economía mata», concluyó.

 

Los comentarios están cerrados.