Ciudad

Los restos de Don Juan Inza fueron despedidos en su ley

El interno 203, la unidad con la cual “El Vasco” Inza, inició su

profesión de colectivero encabezó el cortejo, todo un símbolo

 

Se cumplió hoy una emotiva ceremonia durante las exequias de Juan “El Vasco” Inza, el histórico empresario del transporte público de pasajeros de nuestra ciudad. Había fallecido el martes a las 13.00 tras sufrir una descompensación cardíaca en su oficina de la empresa, de la cual no pudieron recuperarlo a pesar de su rápido traslado a la Clínica Colón.

Así como murió en su ley, fue despedido en su ley. Se destacó el cortejo fúnebre formado por distintas unidades con los colores de las empresas que componen la CAMETAP. Los colectivos llevaban las ofrendas florales en los laterales de sus carrocerías, como digno reconocimiento literal a una vida dedicada a la actividad.

El coche fúnebre fue despedido por familiares, allegados, amistades, componentes, sindicalistas y distintos políticos que supieron tratarlo, tras años de prestación del servicio público, que ha sufrido complicadas coyunturas vinculadas a distintos momentos de conducción política de la ciudad.

Quienes observan cómo es la distribución de subsidios, para la explotación del servicio a partir del 2003, pueden apreciar como es discrecional los beneficios que se otorgan al AMBA, y en el caso de Mar del Plata el peso recae sobre los usuarios de manera contundente. Mientras que en CABA  y el GBA reciben multimillonarias partidas por cada coche en servicio. Un claro caso de discriminación al interior del país.

En estos momentos, los gobernadores propios del oficialismo votarán afirmativamente la aprobación del presupuesto 2022, sólo a cambio que se contemple un multimillonario monto que asegure la continuidad del servicio en todas las provincias del Norte del país. Quizás no sea el contexto expresarlo en este triste momento. Sin embargo la política local se embarca en carnavales de disputas pocas serias cuando estas se resuelven en el Ministerio de la Economía de la Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*