Ciudad

Ya se consiguen rebajas de hasta 50% en las calles comerciales

Ofertas-descuentos-importantes-temporadas-GENLOTE_CLAIMA20140203_0023_17

La clave es causar impacto. Sorprender. Y a veces, engañar. Luego de un enero con más gente que el año pasado, pero que gastó menos, las principales calles comerciales de Mar del Plata ya están empapeladas con carteles estridentes que llaman a gritos desde las vidrieras, aunque no tienen voz. “Descuentos del 50%”, se lee en uno con fondo rojo y letras amarillas de la peatonal San Martín. En la elegante Güemes, otro avisa: “Rebajas del 30%, 40% y 50%”. Pero aunque esos mensajes están por todos lados, uno al lado del otro, los descuentos terminan siendo contundentes sólo en algunos casos. A veces, al entrar al local, el turista descubre que las rebajas se aplican solamente sobre un perchero y no en el resto del negocio.

“Está lleno de lugares que te ofrecen descuentos del 25%, pero si pagás con débito te cobran recargo y el descuento termina siendo mínimo”, se quejó Paula, una abogada de Liniers, en la zona comercial de Juan B. Justo. En la peatonal, algunos comercios solamente liquidan saldos de otras temporadas. Y si bien se pueden conseguir precios bajísimos, el comprador se termina llevando mercadería con meses de depósito.

Los vendedores se defienden. Ayer, en un local de pilotines de la Galería Sacoa, un cartel prometía: “20% descuento real”. A pocas cuadras, en un negocio de ropa de mujer en el que Clarín detectó que eran pocas las ofertas, el propietario se justificó: “¿Qué querés? Si no digo que hay promos no entra nadie”. En las cadenas grandes las rebajas suelen ser mayores, y se agregan tres cuotas sin interés con tarjeta de crédito. En los negocios chicos prevalece el efectivo.

El que camina, encuentra. En una casa de hombres de la peatonal ayer se vendían jeans Yves Saint Laurent de hombre a $ 350, con una rebaja del 30%. En el negocio Ona Saez de Güemes ofrecen remeras de temporada a $ 100 y camisas de gasa de mujer que en enero costaban $ 590 a $ 190. En la misma zona, un pantalón Kosiuko para ellas pasó de $ 710 a $ 448.

Las ofertas acompañan las rebajas habituales de febrero en otros rubros. En balnearios de La Perla, por ejemplo, las carpas pasaron de $ 290 a $ 230 por día. Y se puede conseguir mejor precio si pagan dos días juntos. “Un dos ambientes para cuatro, en el centro, salía $ 450 por día en la segunda quincena de enero y ahora puede llegar a conseguirse por $ 100 menos”, explicó el titular del colegio de martilleros, Miguel Angel Donsini.

Para comprar ropa, otro eje interesante es el de la calle Juan B. Justo. Allí, a las tradicionales fábricas de sweaters se le sumaron una decena de outlets de marcas como Alpina Skate, Kevingston y Mistral. Se pueden comprar jeans de segunda selección por $ 100 y remeras por menos. En esa zona, la apuesta de muchos son las promociones por cantidad: cuantas más unidades, menor precio.

Pero la fiesta tiene sus límites. El encargado de un local de la principal casa de deportes marplatense le confesó a Clarín: “Tenemos saldos de zapatillas Nike con hasta 40% de descuento, pero la mercadería que tenemos en stock ya la remarcamos dos veces esta semana”. Y contó: “Las fábricas están aumentando por la devaluación”. Por eso, se consiguen zapatillas de marca a $ 350, pero si se eligen colecciones nuevas se paga el doble o más.

Las estrategias para conseguir precio a veces no tienen límite. “Algunos empiezan a revolver la mesa de saldos y si les gusta una prenda le hacen una marca con birome para después pelearte una rebaja mayor”, comentó Yanina, encargada de un local de la peatonal. Federico Turri, de un local de ropa para jóvenes sobre Güemes, cree que los turistas son insaciables. “Algunos se ponen pesados y te exigen combinar el 40% de la liquidación, con el 25% de la tarjeta del banco, algo imposible”.

Fuente: Clarín

Los comentarios están cerrados.