Arte y Cultura

Vivir y morir escuchando a la Negra

Bajame la lampara un poco más. Qué canciones nuevas fuiste a buscar?
Bájame la lámpara un poco más. Qué canciones nuevas fuiste a buscar?

En el último recital en Mar del Plata, Mercedes Sosa recibió una carta personal de uno de sus admiradores. En la misma, se narraba la historia de una docente, que escuchó sus canciones hasta la muerte.

Esa maestra de grado, había presenciado muchas de sus actuaciones en la ciudad. Pero hubo un día especial, el 14 de enero de 2006. En esa fecha Mercedes Sosa se presentó en el Polideportivo Islas Malvinas, en ese mismo horario jugaban River y Boca en el Estadio José María Minella.

Ese día sucedió algo muy conmovedor, que refleja con irreprochable intensidad, qué clase de sentimientos despertaba Mercedes Sosa, admiración no sólo por la artista, como cantante, sino por sus condiciones humanas, y su compromiso, con los valores de la democracia. Todo un ícono de la música popular argentina, que debió exiliarse tras el golpe militar de 1976.

Esa docente, Mirta Alicia Pérez, padecía cáncer en un estado muy avanzado, irreversible. Seguramente, sabía que era la última vez en su vida, que iba a poder disfrutar de su querida Negra. Debido a su delicado estado, podía sólo trasladarse en silla de ruedas. Así muy cerca del escenario la ubicó Marta Abachián.

Sin decirlo, pensando seguramente en sus últimos deseos, no tuvo dudas y pidió la receta médica, que por triplicado un médico especialista en tratamiento del dolor, debía emitir para la obra social; Algedol (morfina) en su dosis máxima. Así aplicándosela un rato antes del recital, podría mitigar los insoportables dolores de su enfermedad, durante unas pocas horas, las suficientes para disfrutar por última vez en su vida a Mercedes Sosa, su favorita incondicional desde los discos de 33 RPM.

Mirta, seguramente no podía olvidar cuando la vio por primera vez  en 1975, en el Club Ramón Santamarina de Tandil. En esa actuación (una de las últimas en el país antes de su exilio) la Negra dejó un mensaje que quedó grabado, en las miles de personas que desbordaban el gimnasio, pero especialmente en los jóvenes, que llenos de vida y de planes cargados de futuro, difícilmente podíamos comprender, que se avecinaba la historia más sangrienta y horrible, que le ha tocado vivir a los argentinos, desencadenada por la dictadura militar.

Dijo Mercedes Sosa, en esa ocasión cuando se despedía “A ustedes les pido que se cuiden mucho, especialmente a los jóvenes, vendrán tiempos muy difíciles para los argentinos”.

Han pasado 35 años de esta historia. El 16 de febrero de 2006, un mes después de asistir a ese recital de Mercedes Sosa, Mirta fallecía, pero habiendo disfrutado de su Negra Sosa, a quien amó durante toda su vida.

Hoy no está en este mundo para despedirla, pero si para recibirla, donde Dios disponga.

Jorge Elías Gómez

[email protected]

6 Comentarios

  1. HOLA HOY CUANDO ME LEVANTE CON LA NOTICIA DE LA MUERTE DE LA NEGRA LO PRIMERO QUE SE ME VINO A LA MENTE FUE EL DIA DEL RECITAL Y MI QUERIDA AMIGA PREPARANDOSE CON MUCHO MIEDO PARA IR.COMO LO DISFRUTO!! SEGURO QUE LA ESTA RECIBIENDO EN EL CIELO BESOS CRISTINA.GRACIAS JORGE POR TAN LINDO RECUERDO

  2. jorge increible la historia! la verdad emociona. hay q tener coraje para hacer y cosas y tomar decisiones de esas!

  3. mauro alberto nuñez

    grasias por tantas alegria que me diste en tus canciones con ellas aprendi amar compartir y disfrutar de lo bueno de la vida por eso en tu despedida te despido con lagrimas en los ojos y siempre estaras en nuestra familia por eso gracias

  4. Un saludo grande a los hijos de Mirta, que la llevan mas presente que nunca

  5. gracias Jorge por tan lindo recuerdo y a la vez tan triste
    A mi tambien me pasó relacionarlas a las dos, pero vos pusiste las palabras más lindas para hacerlo

  6. Ojala que en algun lugar del mundo, pueda seguir disfrutando de su su musica junto a ella..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*