Ciudad, Política

Visto, oído y comentado

Se van borrando de a uno. En el inicio del conflicto SADOWA, desde esta columna advertíamos sobre el alcance de los subsidios. Pulti se los prometió a los trabajadores del frigorífico, Horacio Tettamanti se los gestionó y Carlos Theiler se los pagó, más o menos así fue la secuencia. Pero al mismo tiempo era claro que no era la solución de fondo. Y una vez más leernos tiene su privilegios, enterarse antes de lo que pasara, no sólo horas, días, sino meses después.

Ni para la luz y el gas. Este modelo económico es capaz de llevar a los argentinos a alimentarnos a valores del euro (sale más barato comer en Barajas que en Ezeiza), como a cerrar frigoríficos que procesan la matanza de vacunos, en el país de las mejores carnes del mundo. Hay que ser muy destructor para lograrlo, pero han podido hacerlo. Los trabajaodres de SADOWA ya no tienen ni para la luz y el gas.

Es otra de pobres contra pobres. Uruguay nos ha superado como país exportador de carne y Brasil (con carne de cebú) ha ganado mercados argentinos. Aquellos subsidios de los trabajadores de SADOWA se transformaron en una pelea de pobres contra pobres. De un sindicato al que se le cayó la fuente de trabajo y de los operarios que creen en la recuperación de la misma a través de una cooperativa. Lamentablemente se enfrentaron con algún signo preocupante de violencia.

La batalla judicial y política. Así una ordenanza aprobada por 24 concejales, tiene el valor de recorte de diario viejo. ¿Qué pasó? Beresiarte impulsó la alquimia de alzarse contra la ley, sin respetar el proceso judicial en marcha. Así embaló a Acción Marplatense y al resto de los concejales, pero la ley y el juez Vidal, los ayudaron a interpretar el nudo de la cuestión.

Con el rumbo extraviado. Artime convertido en el dueño de las desprolijidades que últimamente suceden en el Concejo, compró una vez más pescado podrido y no saben cómo arreglarlo. Todo con gente en la calle y familias que no tienen para comer. Artime sabe muy bien por sus orígenes en la UCeDé, cuál es el respeto que existe en la legislación sobre la propiedad privada, pero ahora está en el Frente Para La Victoria.

¿Hay que ver cuál cooperativa? Ahora transita por la otra vereda y simpatiza con las cooperativas de trabajadores, y si la conclusión es que volcó mal, en este desesperado tránsito por asirse a algo que tenga futuro político para él. Una cosa es una cooperativa en el Concejo Deliberante y otra es una cooperativa de trabajadores. Es de esperar que un país con una ganadería de excelencia mundial, alguien repare los daños causados.

Una pieza de colección. No se sabe si Mirtha Legrand continuará al frente de los tradicionales almuerzos. Pero en la semana anterior le prodigaron un elogio, que jamás había escuchado la diva de los almuerzos. “Gracias, mi excelencia” le dijo Néstor Nardone a punto de arrodillarse y besarle la mano en la terraza del Costa Galana.

Quién te ha visto y quién te ve. No se sabe si fue un lapsus de la producción de la mítica estrella de la televisión argentina, mal “dateada”,  lo cierto es que Nardone, famoso por sus correrías, un vago con pedrigree, se sentó en una de las mesas más cotizadas de la Argentina, por más que le pese a muchos.

Tiene para contar el resto de sus días. Ni los máximos líderes de la CGT Nacional, compartieron el más famoso de los almuerzos con la “Chiqui”. Como lo hizo el secretario General de los Guardavidas, ahora hasta lo chapea a “Pepe” San Martín. ¿A propósito, que pasó con el proyecto de “Almorfando con la Chona” para competir con la señora Legrand, por el canal de la televisión pública? Y seguro que le bajaron el pulgar, al saber que un chimentero mide más en América.

Encima galán y conquistador. Pero volviendo a Nardone dijo en el colmo de chismes populares, que hubo mujeres que se hicieron las ahogadas para rendirse en sus brazos. Creemos que debía estar delirando ante el glamour de la mantelería y la vajilla. Le faltó alguna anécdota de punto y banca, a este personaje casi farandulesco de nuestra Mar del Plata. Un pillo que la sabe lunga, tan lunga que llegó a ser un invitado de la mesa más famosa de la Argentina. Muchos pagarían fortunas por haber estado allí, como Ricardo Fort por ejemplo.

A “Don Flo” no le interesó. El proyecto de ordenanza del nuevo Código de Publicidad, fue sometido a consideración del empresario del multimedios La Capital, tal vez en el oficialismo pensaron que era una forma de destrabar su aprobación, que lleva meses de vanos intentos en el Concejo Deliberante

“Las águilas no comen moscas”. Fue la respuesta de F.A.I., que le sirvió para compararse con el ave más rapaz de la fauna universal, que se caracteriza por su velocidad, sino también para que lo que se maneja en materia de cartelería pública, tiene la insignificancia de una mosca, para un predador de dineros públicos, la definción viene como anillo al dedo, y se lo dijo él, a quienes le siguen llevando negocios a su despacho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*