Ciudad, Información General, Opinión

Todos ganan menos el policía

Nadie ignora que en el montaje de dicho espectáculo comúnmente comercial enmascarado como “deportivo”, intervienen distintos sectores que se benefician con amplitud en lo económico, porque en el mismo se mueven cifras mas que millonarias y en definitiva podría decirse que allí existen quienes ganan mucho pero mucho dinero.

Es mas podría alguien llegar a pensar que con tanta bonanza lograría existir la certeza de que todos los actores obtuvieran sus buenas ganancias medianamente en relación al esfuerzo e importancia del papel desempeñado en la puesta en escena.

Sin embargo nada mas lejano a la realidad, ya que como siempre y a pesar de jugar en el reparto uno de los papeles mas importantes para que pueda llevarse a cabo sin complicaciones, pudiéndose asegurar que inclusive sin su presencia lejos estaría la posibilidad siquiera de ponerlo en marcha, los trabajadores policiales que deben cubrir las necesidades de seguridad se encuentran obligados a hacerlo mediante una mas que mezquina retribución que no alcanza a compensar el esfuerzo al que es sometido.

No es desconocido que el avance del espectáculo futbolero o mejor dicho sus suculentas ganancias, dan para que se armen campeonatos de todo pelo y laya con partidos todos los días de la semana, a cualquier hora, que demandan por supuesto el barato servicio de seguridad policial según parecer o capricho de sus millonarios dirigentes a los que el maná les cae del cielo, lo que ha llevado a las autoridades de la provincia de Buenos Aires a echar mano de personal policial de destinos muy alejados del lugar donde se llevan a cabo los encuentros, viajando cientos de kilómetros de ida y regreso, en incómodos transportes y cobrando una miserable compensación que mas que beneficio parece una burla ante tanto dinero en juego, mas todavía teniendo en cuenta las responsabilidades que caben a los funcionarios policiales y que ante cualquier eventualidad propia del mismo manejo institucional de las barras bravas y demás, es natural que deban pagar lo que periodísticamente no tiene otra alternativa que “exceso de represión”, o “pasividad policial”, con el consecuente resultado de imputación en lo penal y/o administrativo.

El hecho de que por ejemplo para cubrir a los partidos de la “Copa de Verano” se trasladara personal de infantería de La Plata (350 kilómetros), que debió presentarse en su destino a las 09,00 hs del día en que por la noche se realizaba el encuentro, que como todos sabemos finaliza después de la medianoche, siéndoles pagadas las horas de adicional solamente hasta ese momento y sin tener en cuenta que restaban por lo menos otras cinco o seis horas para regresar a su destino y de allí a sus domicilios si es que no entraban de servicio, resulta una verdadera vergüenza de abuso al trabajador. Ningún sindicato en ninguna circunstancia lo permitiría, como tampoco lo permiten las leyes laborales vigentes en nuestro país, sin embargo esto que ya resulta común escapa a la misma vista de las autoridades trabajo nacionales y provinciales que publicitan sus actuaciones en la misma zona.

Estos abusos, al igual que los miserables viáticos sin compensación por desarraigo, que se abona a los camaradas asignados al Operativo Sol, que no alcanza a compensar los gastos mínimos de alojamiento y comida en zonas turísticas deberían hacer abrir los ojos a quienes todavía dudan de la necesidad de que el derecho sindical previsto por la Constitución Nacional de los argentinos, para todos los habitantes del país, sea una realidad también para los policías, no solamente porque les corresponde sino también, sin ninguna duda, porque todo ello redundará en una mejora en la calidad de la prestación del servicio, como ya a esta altura debería advertirlo la sociedad.

Miguel Ángel Reynoso
APROPOBA
(Asociación Profesional de Policías de la Provincia de Buenos Aires)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*