Arte y Cultura

Suelto, pero separado de nada

Si uno lee la lista de artistas que participaron de la grabación de Suelto, piensa que se trata de lo nuevo de Bersuit Vergarabat: allí están, claro, Gustavo Cordera, Pepe Céspedes, Osky Righi. Pero no, Suelto es Gustavo Cordera en solitario. “Suelto de todo, pero separado de nada”, como dice el propio cantante.

Y Suelto es la excusa que traerá a Cordera a Mar del Plata: se estará presentando mañana a las 22 en Abbey road -Juan B. Justo 620-. El disco, 11 canciones que tienen como protagonista preferencial al amor, es una sucesión de melodías que bien podrían haber integrado un disco de la Bersuit, pero no.

En la participación de los compinches de Cordera durante la grabación del disco, hay además de una necesidad de trabajar con gente conocida también un gesto. En tiempos donde las bandas se separan, las cosas aparentan terminar mal y con el tiempo todo se vuelve a unir, aquí se deja en claro que no hubo una separación, sino un impasse.

En todo caso puede tratarse de una separación, pero así sin explicitarse, nadie podrá quejarse cuando en poco tiempo la Bersuit se vuelva juntar. Surge la necesidad del cantante, despegándose del resto y cuando toma demasiado protagonismo, de decir sus cosas: “este es mi viaje y seguramente será doloroso para los que te piden que no cambies nunca”, ha dicho Cordera.

Decíamos que las canciones podrían haber integrado un disco de la Bersuit, pero no. Obligados a decir algo sobre el mundo desde su postura contestataria, las canciones de Solo podrían haber parecido demasiado blandas para el gusto bersuitero: de hecho algunas pistas se pueden encontrar en los dos últimos discos de la banda, casualmente los menos recordados.

Es un disco de colaboraciones: Martín Pomares hizo Volátil; Pepe Céspedes, Me la juego a morir; Osky Righy, Ansiedad de buscar. Predacino, amigo de la banda, Aprendí a volar; mientras que Ale Vázquez hizo un tango con Monstruos invencibles. El álbum fue compuesto íntegramente por Cordera y producido y dirigido por Céspedes y Righi.

En definitiva siempre importa lo que diga el artista. Para Cordera, Suelto “es un álbum sensible, con historias para contar, cosas de trovador que se carga su guitarra y lanza coplas al viento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*