Carta de Lectores, Opinión, Política

Separación en origen de residuos domiciliarios está prevista en el pliego pero el Ejecutivo no lo cumple

El manejo de los residuos urbanos, es un problema no resuelto o mal resuelto en la mayoría de las Ciudades Argentinas, en donde los mismos se depositan en rellenos sanitarios o en basurales a cielo abierto. En este último caso, se agrava por los frecuentes incendios y quemas  que suelen constituir una fuente de emisión de sustancias tóxicas.

  Por lo tanto, las políticas públicas relacionadas con la generación de residuos, su procesamiento y disposición final, siempre deben  comenzar tendiendo a reducir su cantidad. Para ello, en primer lugar hay que generar un fuerte compromiso Público para que los hogares generen menos basura, modificando hábitos de consumo y estilos de vida. Resulta una obviedad, pero es imposible que no generemos absolutamente ningún residuo, por lo que debemos mejorar drásticamente el tratamiento que les damos, a través de su reciclado y su reutilización. Resulta entonces imprescindible la separación en origen de los residuos, que consiste en que cada habitante separe los residuos reciclables de los que no lo son y que pueda desecharlos de manera diferenciada. Esta sin duda es la clave de un sistema de gestión de residuos urbanos moderno y sustentable, y ha sido utilizado en varias de las más importantes ciudades del mundo con óptimos resultados. Por ejemplo la  ciudad de San Francisco, en Estados Unidos con 7.000.000 habitantes, fue una de las pioneras, logrando reducir en un 50% sus residuos urbanos en 10 años. Otros ejemplos son: Canberra (Australia), Kamikatsu (Japan), Halifax (Canada); también en nuestro país hay ejemplos destacables.

   En nuestra Ciudad, el pliego de bases y condiciones, cuando se adjudicó el servicio de higiene urbana establecía que la Municipalidad requeriría a la adjudicataria sin costo alguno adicional, la implementación en zonas que debía determinar, de un sistema de separación en origen y reciclado, que nunca se cumplió.

  Debemos tomar conciencia que es  insustentable seguir enterrando cientos de toneladas de papel, plásticos, metales, vidrios, restos orgánicos, que bien podrían aprovecharse mediante procesos de reciclaje y compostaje, disminuyendo de esta manera la contaminación del agua, el deterioro de los suelos, el consumo de recursos no renovables y de energía. Sería importante que la gestión Pulti, que no se ha caracterizado por su preocupación por el medio ambiente, implemente un programa de separación en origen y reciclado de los residuos urbanos, que establezca metas accesibles a fin de reducir en forma considerable la cantidad de basura generada, con participación de ONGs y entidades intermedias que no solo colaboren sino que además sirvan de contralor a fin de asegurar el cumplimiento de las metas establecidas. Debemos situar a Mar del Plata a junto a las principales Ciudades del Mundo en lo relativo a gestión de residuos. El Intendente tiene las herramientas, sólo le falta la voluntad.

 

 

 

 

 

Maximiliano Abad

Concejal BLOQUE U.C.R.

Los comentarios están cerrados.