Ciudad, Policiales

Se podría dictar prisión preventiva en casos de imprudencia al volante

Ayer, la Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado firmó dictamen favorable por el proyecto, de  autoría de la Senadora Nanci Parrilli y que fue acompañado por otros  23 legisladores, que impone penas de prisión de 4 a 12 años al conductor de un automotor que mate a otra persona conduciendo alcoholizado o intoxicado, con excesiva velocidad, estando inhabilitado para conducir, por no respetar las señales de tránsito, cruzando un paso a nivel cuando está prohibido o conduciendo un vehículo inhabilitado para circular.
Actualmente, la pena prevista para este delito es de 6 meses a 5 años de prisión. De aprobarse esta ley, las penas proyectadas deberán ser de cumplimiento efectivo y no se permitirá, la condena condicional ni el juicio a prueba (probation).

Con respecto a las lesiones culposas graves o gravísimas producidas por la conducción de un automotor, aumentarían de 6 meses a 3 años de prisión a un mínimo de 1 año de prisión y un máximo de 4 y, de configurarse algunos de los agravantes se aumentaría de 3 a 8 años de prisión.

Este proyecto incorpora una novedad: una quinta pena a las 4 que  prevé el Código Penal. Hoy las penas son: prisión, multa, reclusión e inhabilitación, a las cuales se agregaría la prestación de servicios comunitarios no remunerados, para que el condenado repare y se responsabilice por las consecuencias de su conducta, por las que fue sancionado.

Cabe destacar, que  el proyecto fue elaborado gracias a la colaboración recibida por las distintas asociaciones de víctimas y familiares de víctimas de hechos de tránsito. Sus importantes aportes confluyeron para dar lugar a la actual redacción del dictamen.

Desde la ONG Asociación PRo Ayuda a las Víctimas de Accidentes de Tránsito (APRAVAT), emitieron un comunicado en el aseguran:

“Hasta el presente hemos presenciado con angustia y desesperación como un asesino al volante es dejado en libertad mientras una familia destrozada, aún está velando los restos de un ser querido que se ha transformado en una víctima más de la inseguridad vial.

El descaro de algunos funcionarios judiciales hace que sea más probable ser detenido por el robo de una cartera que por un asesinato vial.

El garantismo extremo, la probation, los vericuetos de la justicia, los letrados especialistas en “embarrar la cancha”, la comodidad, la falta de vocación de servicio y a veces la desidia de quienes tienen que impartir justicia hacen que sea extremadamente poco común ver tras las rejas a un asesino al volante.

Encima, de estas pocas veces que alguien va preso por asesinar a otro con un automóvil, las apelaciones de rigor hacen que de alguna manera al poco tiempo lo veamos en su casa, disfrutando de la compañía de sus seres queridos, algo que la familia de la víctima seguramente nunca más podrá hacer.

Son más de veinte muertos por día en siniestros viales. Un vuelo de cabotaje lleno de víctimas fatales cada día. Un Cromañón de víctimas viales por semana. Un Luna Park lleno de víctimas viales o una pequeña ciudad que desaparece cada año.

Preguntémonos cuántos casos conocemos de imputados que hayan cumplido su condena en la cárcel. La respuesta es muy obvia.

No queremos que esto siga así, no queremos tener que velar otro familiar, o acompañar a otra familia a pintar una estrella amarilla por el asesinato vial de un ser querido, que puede ser el hijo o el padre de cualquiera que lea estas líneas.

Por eso desde siempre, junto a muchas otras instituciones de todo el país, hemos tratado de cambiar las cosas. Hemos presentado innumerables escritos y proyectos. Hemos hablado y discutido con muchísimos funcionarios que sistemáticamente esquivaban la mirada, daban vuelta su cabeza hacia otro lado, como si ignorar el problema fuera parte de la solución.

Reclamamos, participamos de encuentros, jornadas, marchas, proyectos muchas veces. Vimos crecer esa semilla que entre todos plantamos y cuidamos para que se transforme en árbol y pueda dar sus frutos.

Entre todos hemos conseguido muchas cosas: desde la elevación de las penas a los asesinos al volante, la creación de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, hasta la presentación de un proyecto de ley firmado por la Senadora Parrilli y otros 23 legisladores que ayer fue aprobado por la comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado, mediante el cual se aplicarán penas de cumplimiento efectivo a quienes cometan homicidios viales con graves imprudencias en el tránsito.

Desde APRAVAT estamos orgullosos de haber aportado un pequeño granito de arena. Celebramos esta noticia y ojalá se pongan en marcha rápidamente los mecanismos necesarios para que ya no sea tan sencillo eludir el accionar de la justicia para quienes asesinan escudados detrás de un volante.

Ante tanta injusticia cometida en esta zona, ante tanta vergüenza judicial, ante tanto funcionario distraído, queríamos brindar esta noticia como una pequeña luz al final del túnel. Algo está cambiando, esperemos que quienes toman las decisiones por estos lares acompañen este cambio como corresponde, es hora de honrar la función pública y no solo cuidar la quintita o estar para salir en la foto.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*