Ciudad

Se acercan las fiestas: ¿comemos en casa o lo hacemos afuera?

Ahorrar-dinero

“El dinero no es todo pero como ayuda…”

Llegan las fiestas y todos aquellos parientes cercanos, solitarios, y porque no antisociables, se reúnen para pasar un momento ameno y sobre todo en familia. En lo que concierne a lo gastronómico muchos deciden recurrir al infaltable asado y las típicas ensaladas. Otros aprovechan para elaborar pollos rellenos, matambre arrollado, pavita, entre varios platos navideños que se pueden degustar tanto fríos como calientes.

Pero no todos son amantes del arte culinario. Hay familias que prefieren ser atendidas y aprovechar los típicos menúes de “Noche Buena o Fin de Año”.

Para eso mdphoy realizó un exhaustivo sondeo donde les contaremos cuanto le cuesta a una familia tipo (un matrimonio y dos hijos), disfrutar de una velada en días tan importantes para el reencuentro, la paz y la armonía.

La ciudad nos brinda una significativa cantidad de opciones para elegir donde pasar dichos días y cuanto desembolsar al final del convite.

Debemos saber de antemano que casi en su totalidad los restaurantes y hoteles de la ciudad, para estas fechas de relevancia, solo disponen de un menú en el cual se detalla una entrada, por lo general fría. Un plato principal, en algunos casos con dos opciones a elección. Un postre, aquí también existe la diversidad de elecciones dependiendo del lugar al que optemos ir. Y una mesa de navidad o Año Nuevo. Que consta de budines, pan dulces, y todo tipo de frutas secas. Vale la salvedad que en algunos casos existe, la típica mesa dulce, con el acompañamiento de bebidas que se utilizan para festejar este tipo de acontecimientos: sidra, ananá fizz, clericó y champagne en sus diferentes versiones. Y no es un dato para despreciar, en algunos lugares dentro del mismo menú se ofrece un show que está incluido en el monto final.

Precios y lugares:

Como es de público conocimiento la excesiva inflación nos golpea a todos y no siempre podemos optar por salir a festejar donde nosotros queremos. Si a eso le sumamos que en grupo familiar (tomaremos como mínimo cuatro personas) es un gasto importante el que tenemos que afrontar. Es por  esto que proporcionaremos diferentes opciones para cada familia.

La más económica. Donde nos servimos y comemos como si fuere el último día de nuestras vidas son los tenedores libres. Allí el costo se abarata ya que cuatro personas no abonarán más de 600 a 800 pesos.

Supongamos que conforman una familia de clase media y deciden escoger una carta clásica en un buen restaurante céntrico de la ciudad. En ese caso el costo por persona varía de 450 a 600 pesos.

Vale la pena aclarar que los menores siempre abonan un poco menos. Es decir que una familia tipo pagaría por una cena de Noche Buena o Fin de Año, de unos 2000 a 2400 pesos por el servicio completo.

Sin embargo si tienen la suerte de pertenecer a una clase social un poco más elevada y quieren pasar unas fiestas no solo con buenos platos, sino sumarle un show a la cena, el monto evoluciona considerablemente. Ya que en los hoteles de mayor jerarquía de nuestro medio un menú en esos días tan especiales para los creyentes y no tan creyentes, oscila entre 850 a 1100 pesos. Es decir que una familia tipo abonaría al final de la noche entre 3600 y 4000 de la misma moneda.

Gustos. Precios. Comodidades. Se vienen las fiestas y hay que estar atentos porque el bolsillo habla y cada uno de nosotros sabe lo que cuesta ganarla. Las opciones están a la vista. La decisión es solo de ustedes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*