Básquet, Deportes

Regatas le puso pimienta a la serie; vapuleó a Peñarol y espera un milagro

537d692dcdregataspenarolfinal

Regatas volvió a ser Regatas y, en su aventura de retener el título de la Liga Nacional, acortó distancias con Peñarol poniendo la serie 3-2 al  ganarle por 104-73. El sexto partido será el jueves en Mar del Plata, donde el local querrá coronarse pentacampeón ante su gente y Regatas, sin margen de error, intentará recuperar la localía para un séptimo partido.

Fue un duelo cargado de tensiones, porque Regatas no podía perder y Peñarol estuvo ganado por la ansiedad de otro título. Y así fue el comienzo, aunque con marcas mucho menos rigurosas que en los cuatro juegos anteriores.

Las penetraciones de Martina, autor de 8 puntos en el cuarto inicial, y las asistencias de Martínez le dieron ventaja a Regatas, que llegó a la máxima diferencia (25-15) con la chicharra del final. Peñarol tuvo a un Campazzo impreciso y Boccia y Leo Gutiérrez (6 y 7 tantos en el cuarto, respectivamente) fueron quienes sacaron la cara por el equipo marplatense.

El segundo período arrancó con un poco más de puntería del visitante, pero bastó que Regatas volviera a acomodarse y que Quinteros comenzara a probar desde el perímetro para que la distancia aumentara a 11 puntos.

Regatas eligió llegar al aro atacando a Leiva o a Gabriel Fernández y Peñarol no encontró la forma de pararlo. Se mostró perdido en el segundo cuarto, regalando pelotas en defensa, que terminaron en conversiones de los correntinos. Así el local, triple mediante de Martínez sobre la chicharra, se fue al descanso ganando por 18  puntos (54-36) y dejando la imagen sólida en defensa y certera en ataque que lo caracterizó durante la fase regular.

En el segundo tiempo, amagó una reacción Peñarol, pero duró menos de un minuto. Las ofensivas de Regatas volvieron a ser fluidas y estiró la diferencia a 31 tantos, gracias a la aparición de un Quinteros intratable, con 11 puntos en el cuarto y un parcial de 20 a 7.

El resto fue para rellenar. Peñarol no encontraba respuestas y Regatas seguía firme en defensa y contundente en ataque. El 82-51, parcial de 28-15, con el que se cerró el período le hizo justicia a lo que se vio en la cancha y fortaleció a los correntinos, que ya a esa altura pensaban más en el viaje a Mar del Plata para recuperar la localía que en la diferencia a conseguir.

Clarín

Los comentarios están cerrados.