Opinión

Razones de un niño

Años después supe que no adiviné, intuí. Y que ese señor de pelo muy blanco no sólo era bueno sino honrado. Y que el edificio importante del cual lo obligaban a retirarse era la casa donde trabajan los presidentes de la república. República que ese 28 de junio fue vejada una vez más por los violentos y antidemocráticos con y sin uniforme.

El señor bueno de pelo muy blanco había promulgado la ley de salud pública junto a su ministro Arturo Oñativia, elevado el presupuesto en educación por encima del 20%, eliminado proscripciones, garantizado la libertad de expresión y de prensa,garantizado el derecho a huelga y clausurado la crispación. Fué demasiado para para los intolerantes de las corporaciones empresaria, política, sindical, culturosa y militar.

Aún hoy el señor bueno de pelo muy blanco de mis siete años sigue representando mi modelo a seguir de las generaciones presentes y futuras.

Por eso fuí radical a mis siete años,sin siquiera tener conciencia de ello. Por eso soy radical.

Por don Arturo Humberto Illia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*