Básquet, Deportes

Quilmes reaccionó a tiempo y consiguió un triunfo vital

tapa10-460x350

Después de un errático primer tiempo, donde llegó a perder por 17 puntos, Quilmes volvió a las fuentes y con mucho esfuerzo, sumado a una gran noche goleadora de Diego Romero (17) y Walter Baxley (27), derrotó 91-88 a La Unión de Formosa, a quien no le alcanzó los 36 puntos de Justin Keenan, en el encuentro válido por la 27° fecha de la Liga Nacional Básquet.

El Tricolor parecía acelerado en el inicio del juego, como que la ansiedad por quedarse con el triunfo lo obligaba a querer ganar el partido desde el minuto cero, en lugar de trabajar durante todo el juego, tomando decisiones equivocadas en ataque y mostrándose algo “liviano” en la defensa, algo que la visita explotó para golpearlo no solo desde tercera dimensión sino también desde la pintura, con un Keenan que empezaba a adueñarse de las ofensivas de su equipo con 9 puntos en ese parcial, así las cosas, el elenco formoseño se quedaba con el primer cuarto por 10 puntos, 18-28.

Nada cambió en los siguientes diez minutos, es más las cosas se pusieron peores para los locales, que en su apuro por descontar la diferencia, abusaban del uno contra uno, sin que este surtiera efecto, y como contrapartida su rival, castigaba con goles cada acto de egoísmo de los marplatenses, llegando a sacar una luz de 17 puntos, 20-37, que genero el enojo de Leandro Ramella, que mandó al campo de juego a Maciel, Facundo Piñero y Gallizzi, con la intención de cambiarle la cara al equipo. Estos de alguna manera, generaron una reacción positiva, a tal punto que Quilmes pudo limar la diferencia e irse al entretiempo trece puntos abajo, 36-49.

La charla durante el descanso de Leandro Ramella para con sus muchachos, debió ser cuanto menos dura, porque al retorno de las acciones se vio otro Quilmes, pero no solo desde el juego, sino desde la actitud, mucho más solidario en ambos tableros, ya que en defensa rompía mediante ayudas los intentos de cortina de su rival, asfixiándolo, a tal punto que le cerró casi todas las vías de gol, obligando a Justin Keenan a ser el único anotador de su equipo, que encima perdía tempranamente a un “irritable” Marcus Elliot, por acumulación de faltas. Mientras que en ataque, una vez más se vio una gran versión de Diego Romero, trabajando en la pintura para sumar 11 puntos en ese cuarto y complicar con faltas a Ariel Zago, que llegaba a la cuarta, también de manera muy veloz. Ese cambio, tuvo una consecuencia directa, ya que le permitió a los marplatenses entrar al último periodo dominando el marcador, con una renta de cinco puntos, 67-62.

El periodo decisivo, nuevamente tuvo un cierre no apto para cardiacos, como suele suceder con Quilmes, en gran medida por que el adversario de turno, La Unión de Formosa, no se resignaba a perder, mantenía el poder de gol en Justin Keenan (14 puntos en ese cuarto para sumar 36 unidades), pero el dueño de casa, tiene también en su hombre clave, Walter Baxely, quien se redimió a puro gol de lo que hasta ahí vená siendo una noche gris, acumulando 12 puntos y contabilizar 27 en su cuenta personal, para que Quilmes mantenga viva su ilusión de meterse en los play off de la temporada 2013/14 de esta Liga Nacional de Básquet, al derrotar al conjunto formoseño por un agónico 91-88.

Infoliga

Los comentarios están cerrados.