Básquet, Deportes

Quilmes cerró el año de la mejor manera

En la despedida del año ante su gente, Quilmes volvió a dejar en claro que si defiende duro puede ilusionarse. Anoche su víctima fue Huracán de Trelew en Once Unidos a quien superó 91-63. 

Antes de fin de año, Quilmes tiene muy clara la ecuación para el resto de la temporada: sus aspiraciones dependen de la defensa que pueda establecer. Porque lanzado en contraataque suele ser letal. Lo sabe su cuerpo técnico y sus jugadores, conscientes anoche de que había que mejorar ese aspecto del juego tras los 95 puntos recibidos en Junín ante Ciclista.

El “Cervecero” demoró 10 minutos en hacerlo ayer, pero una vez que ajustó la marca, estableció claras diferencias ante el equipo de Luciano “Beto” Martínez, otra vez insultado por los hinchas locales. Con esa mejoría defensiva y su habitual facilidad para anotar en casa, el elenco marplatense aplastó a los sureños (limitados por las ausencias de Scales y Mansilla) por 91 a 63 y se despidió de su gente hasta 2013 de la mejor manera.

Fue parejo el inicio del partido. Quilmes no atacó con la prolijidad que suele mostrar en Once Unidos aunque sabido es que cuenta con individualidades capaces de anotar en el desorden. Con una ráfaga inicial de Ríos y Maciel le alcanzó para sacar una ventaja tempranera (7-0), pero como atrás no estuvo sólido la brecha a favor le duró muy poco (7-7). Con Essengue errático y algunas dudas en la rotación defensiva que Byron Johnson (6) supo aprovechar, el “Cervecero” se encomendó a un muy buen cierre de Eseverri (8 puntos) para ganar ajustadamente el primer “chico” (22-19).

Pero la defensa quilmeña mejoró en el segundo cuarto. Por eso pudo correr el contraataque y tomar distancia (31-24) aún con Ríos sentado en el banco. Vildoza le dio más dinámica al ataque estacionado y apareció Essengue (4), que anotó hasta que Huracán decidió pararse en zona. La baja de Gallizzi y la acumulación de faltas de Maciel obligaron a Ramella a ensayar con Grutzky de alero y Eseverri como ala pivote. Y la apuesta no salió mal, pese a que Segura castigó desde el poste alto y con seis puntos consecutivos acercó a Huracán (33-30). No obstante, Vildoza y Ortíz tuvieron un cierre a puro gol y el elenco de Ramella se fue al descanso largo con una apreciable renta de 9 puntos (42-33).

Quilmes le dio continuidad a su crecimiento defensivo en la reanudación para liquidar el partido. Salió bien agresivo y lastimó de contraataque con Ríos como punta de lanza. Y el quiebre lo provocó Maciel (10) con una notable efectividad para atacar el aro con tiro abierto o penetración. Essengue (7) se sumó a la orquesta y el pibe Grutzky clavó un “bombazo” para cerrar el segmento ganando por 21 (72-51).

El último cuarto fue el del disfrute. No tuvo chance de descontar Huracán y Quilmes aprovechó para darle rodaje a los juveniles. Patricio “Coco” Piñero se dio el gusto de festejar un triple y la gente deliró en las tribunas, con la marcada ilusión de poder pelear por el regreso a la máxima categoría en 2013.

Síntesis:
Quilmes (91): Cadillac 4, Ríos 15, Eseverri 12, Maciel 15, Essengue 16(FI), Vildoza 5, Rodríguez 3, Ortiz 11, Grutzky 7, Piñero 3, Gutiérrez 0 y Cansobre 0. DT: Leandro Ramella

Huracán (63):
 Sahdi 4, Pineda 11, González 7, Johnson 11, Segura 16(X)(FI), Cafferatta 11, Moreno 1 y Durante 2. DT: Luciano Martínez

Parciales: 24-18, 42-23 y 72-51
Arbitros: Pablo Leyton y Alberto Ponzo
Estadio: Once Unidos

Crónica: Ricardo Juan – Diario El Atlántico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*