Arte y Cultura, Teatro

Que sí, que no: el viernes estrena Fort

Fort y los que quedan. El estreno de Fortuna llega precedido de diversos problemas.
Fort y los que quedan. El estreno de Fortuna llega precedido de diversos problemas.

Referente del espectáculo de estos tiempos -usted opine lo que quiera-, Ricardo Fort protagoniza esta temporada un fenómeno singular. Su llegada a la ciudad se dio entre polémicas porque primero no conseguía sala y finalmente terminó en el Teatro Diagonal, un espacio históricamente relacionado con banderas anarquistas. Sin embargo las cosas no terminan ahí, ya que el estreno de su obra Fortuna se retrasó tanto que terminaron yéndose Gino Renni y el director Carlos Moreno. Ante los rumores de que sería levantado de cartelera, se anunció que el viernes finalmente será el debut.

Así lo anunciaron desde la prensa del reconocido empresario mediático. Fortuna estará estrenándose el próximo viernes a las 22 en la sala ubicada en Diagonal Pueyrredón 3338. Aunque los rumores no terminaron: hay quienes dicen que ser tratará de un ensayo con público, y que los actores estarán con el libreto en la mano. Son rumores, pero también pueden ser maldades. Lo cierto es que se daría el tan ansiado estreno.

Claro que habrá cambios: Renni y Moreno se fueron, cansados de las idas y vueltas de Fort, quien nunca iba a los ensayos. Por eso el actor fue reemplazado por el diseñador Adrián Caballero, mientras que el asistente de Moreno se hará cargo de la dirección y la puesta. El resto del elenco se completa con Carolina Papaleo, Anabel Cherubito, Claudia Fernandez, Adriana Salgueiro, Felix Rossi y Virginia Gallardo.

Aclaremos que en este material estamos hablando de los inconvenientes relacionados con la producción de la obra, y no de los dichos acerca de que el Gobierno provincial habría aportado una buena suma para que el empresario logre llevar adelante su espectáculo. Este tema fue motivo de un pedido de informes en la Cámara de Senadores provinciales: esta temporada, la Provincia ya fue cuestionada por los $ 2.500.000 puestos para la producción de los Pimpinela.

Más allá de los escandaletes, hay que decir que Fortuna es una obra, y es una comedia. La misma está siendo presentada como “una historia de vida” y allí se narran las desventuras de Ricardo, un multimillonario que tiene una hermana, quien preocupada por los excesivos gastos que realiza, trae a la casa una contadora para que lo controle ya que de seguir con el derroche de dinero, su madre lo desheredará. En ese panorama se inserta una subtrama con amantes, confusiones y enredos.

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Fortuna aparece como un producto demasiado autoconsciente, y necesitado de estirar un poco la fama de su protagonista. Veremos.

Los comentarios están cerrados.