Arte y Cultura, Cine

Piñas de robots al corazón

Por Mex Faliero

Gigantes de acero (Real Steel / EE.UU. / 2011 / 126 minutos)
Dirección: Shawn Levy
Intérpretes: Hugh Jackman, Kevin Durand, Dakota Goyo, Anthony Mackie, Evangeline Lilly
Sala y horarios: Cines del Paseo (-35mm en castellano- todos los días: 16:40 – 19:15 y 21:50. Sábado, domingo y lunes también: 14:05. Sábado y domingo también: 00:25) // Cine Ambassador (-35mm subtitulada- todos los días: 17:25 – 20:00 y 22:35. Sábado, domingo y lunes: 14:50. Viernes, sábado y domingo también: 01:10)

Si bien menos explícitamente, Gigantes de acero recurre a eso mismo que Súper 8 o la comedia Paul: recuperar el espíritu de una época, en especial la década de 1980. O, si no la década, sí al menos el cine de aquellos tiempos. Decimos menos explícitamente porque no hay en esta historia de un tipo que arma robots para peleas amateur mientras refuerza el lazo con su hijo una adaptación de un viejo film, ni una traslación de otros tiempos: lo que hay, en todo caso, es un espíritu en la narración, un modo de contar que hace recordar aquellas películas, de cuando Hollywood era un lugar un poco mejor. Si bien llama la atención que Shawn Levy (sí Una noche en el museo 1 y 2, pero también las desastrosas La pantera rosa o Más barato por docena) pueda construir un relato atractivo, hay que considerar que Steven Spielberg y Robert Zemeckis son los productores, y que juntos ya habían traído la más que interesante La casa de los sustos. Y por si fuera poco, Hugh Jackman es uno de los actores más talentosos y carismáticos de la actualidad, y aquí está puesto a explotar toda su simpatía.

Medianeras (Idem / Argentina / 2011 / 94 minutos)
Dirección: Gustavo Taretto
Intérpretes: Pilar López de Ayala, Inés Efron, Carla Peterson, Rafael Ferro, Adrián Navarro, Javier Drolas
Sala y horarios: Cines del Paseo (-35mm en castellano- todos los días: 15:45 – 18:00 y 22:30. Sábado y domingo también: 00:40)

El origen de este film es un corto, casi un mediometraje, llamado igual y dirigido también por Gustavo Taretto, una historia que tenía mucho de Woody Allen en esa mezcla de melancolía, ciudades, soledades, personajes enamoradizos y amores enrevesados. Medianeras explotaba las casualidades que se daban en una ciudad como Buenos Aires y los desencuentros que tenían dos personas, que eran mucho más cercanas de lo que pensaban. Aquí, obviamente, se potenciará la historia, se extenderá todo aquello que no se había podido y desarrollarán los personajes hasta darles una mayor dimensión: antes una voz en off puntuaba el relato. Taretto juega a la comedia romántica en la relación de un fóbico que casi no sale de su departamento y una chica que viene de una separación. Como antes, los cruces y las distancias, y todo aquello que nos puede separar en una ciudad, con la tecnología y la arquitectura como personajes. Una película nacional -otra- que apunta al género, la comedia romántica, pero con una construcción un poco más sólida. O eso parece.

Justicia final (Conviction / EE.UU. / 2010 / 107 minutos)
Dirección: Tony Goldwyn
Intérpretes: Hilary Swank, Sam Rockwell, Juliette Lewis, Ari Graynor, Minnie Driver, Clea DuVall, Melissa Leo, Peter Gallagher, Bailee Madison, Loren Dean
Sala y horarios: Cines del Paseo (-35mm subtitulado- todos los días: 15:20 – 19:40 y 22:10. Sábado y domingo también: 00:55)

Estas sí que le gustan a los norteamericanos: las historias de autosuperación personal. Justicia final es una de esas y, para más datos, basada en una historia real, la de Betty Anne Waters, una mujer que decidió estudiar Derecho luego de que su hermano cayera preso, condenado por un crimen que no cometió. O al menos eso fue lo que ella pensó. Lo cierto es que el film transita esos años de estudio, las dificultades que va encontrando la buena mujer en el camino y su esperanza y optimismo a prueba de todo. Drama tribunalicio, ambiente carcelario y una historia de vida fuerte es lo que sobresale a priori en este relato, que tiene a Hilary Swank y Sam Rockwell como dos intérpretes de peso que intentarán dotar de cierto verosímil un asunto que pareciera bastante ficticio. A los norteamericanos les gusta cuestionar sus instituciones, y estas películas hacen gala de su supuesto espíritu libertario. Un dramón con el peso de lo real.

El agua del fin del mundo (Idem / Argentina / 2010 / 84 minutos)
Dirección: Paula Siero
Intérpretes: Facundo Arana, Guadalupe Docampo, Diana Lamas, Graciela Stefani, Antonio Ugo, Mario Alarcón, Mauricio Dayub
Sala y horarios: Cines del Paseo (-35mm en castellano- todos los días: 17:40 y 20:15)

Dos hermanas, una de ellas tiene una enfermedad terminal y la otra decide cumplirle un sueño: juntar dinero e irse de viaje al sur del país. Lo que parece un inquebrantable lazo entre hermanas, se quiebra con la aparición de un músico, que seduce a ambas y genera los conflictos centrales de este film nacional, un drama que parece no tener todas consigo: la combinación enfermedad terminal + Facundo Arana no es la mejor. Sin embargo, la posibilidad de ver al actor en un personaje poco habitual, no tan cuidado ni pensando en su público, y que el film sea una propuesta independiente, hacen pensar en algunas posibilidades si se explota debidamente el vínculo entre hermanas. Una incógnita de la cartelera.

El rey león (The Lion King / EE.UU. / 1994 / 85 minutos)
Dirección: Rob Minkoff, Roger Allers
Con las voces de: Matthew Broderick, Niketa Calame, Jim Cummings, James Earl Jones, Nathan Lane, Ernie Sabella, Jeremy Irons, Robert Guillaume
Sala y horarios: Cinema Los Gallegos (-3D en castellano- todos los días: 15:30 – 17:35 – 19:40 y 21:45. Sábado, domingo y lunes: 13:00) // Cinema Los Gallegos (-3D subtitulado- sábado y domingo: 23:50)

De lo poco que ha agregado el 3D al cine, que no sea vender más entradas, una de esas posibilidades es la de reestrenar viejos films con este formato. Como se va, un curro o una forma de darle a las nuevas generaciones la posibilidad de ver viejas películas en la pantalla grande: tampoco es que El rey león sea un clásico (es un film de hace 17 años), pero es un gran representante de esa camada de películas que la Disney trajo entre fines de los 80’s y mediados de los 90’s, que fueron grandes éxitos y que resultaron las últimas grandes demostraciones de la animación tradicional, antes del dominio de lo digital. Como era habitual en Disney, las historias básicas tenían como subtexto la relectura de un universo anterior y poco vinculable con el cine infantil: en la historia del león Simba y su aprendizaje como rey de la selva, entre tíos malvados y padre muerto, Disney traficaba Hamlet. Un film que si no es lo mejor de la compañía, al menos tiene dos o tres secuencias que ingresan entre lo más impactante que haya dado el cine animado: claro que sí, la estampida del comienzo. La posibilidad de verlo y oírlo en calidad digital, aumenta el impacto.

Consultar la cartelera acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*