Ciudad

Obispo Marino: “La vida humana es un valor inviolable”

Celebración día del niño por nacer_2014

Centenares de fieles se acercaron al templo mayor de Mar del Plata, para celebrar la solemnidad de la Anunciación del Señor, y en este día, rezar por todos los niños por nacer. La misa fue presidida por el obispo diocesano, monseñor Antonio Marino. Durante la eucaristía, bautizó a un bebé asisistido por Ain Karem, servicio de la Iglesia Católica, que ayuda y acompaña a embarazadas en riesgo de aborto. “Hablan a su favor las numerosas madres que hoy se sienten felices de haber optado por la vida. Las felicito por su valentía”, dijo el obispo, a las mamás que acompaña este servicio diocesano.

En su homilía el obispo, explicó el evangelio de Lucas leído durante la eucaristía, sobre la Anunciación de Jesús, que el ángel Gabriel le hizo a María.  “La solemnidad que celebramos honra el misterio de la Encarnación del Señor. El Verbo del Padre, eterno y creador, comienza a existir en el tiempo asumiendo una carne en el seno de María, y siendo creador se vuelve también criatura. Es rico y omnipotente, pero asume nuestra pobreza para enriquecernos y hace suya nuestra debilidad para levantarnos y curarnos con la suya”, inició de esta manera sus palabras. “El Hijo eterno de Dios, igual al Padre en su divinidad, comienza a ser igual a nosotros por su humanidad. Y por eso tiene una historia y se desarrolla como todos los niños en el seno de una madre según las leyes de la biología. Asumió nuestra vida tal como es, para comunicarnos la suya, la Vida de Dios, la Vida eterna”, explicó el pastor de la Iglesia Católica marplatense.

“En el día en que celebramos el inicio de la vida humana de aquél que vino para darnos su vida divina, celebramos también el día del niño por nacer. En una cultura que parece querer olvidar que el derecho a la vida es el primero y más fundamental de los derechos, la solemnidad de la Anunciación nos recuerda que la vida humana es un valor inviolable”, resaltó monseñor Marino.

“Junto a Jesús, que dijo de sí mismo: Yo soy la Vida y bajo el amparo de María, la Madre de los vivientes, fiel custodia de la Vida, quiero felicitar a todos aquellos que trabajan para proteger la vida que se gesta en el seno de las madres con problemas, brindándoles contención y esmerada ayuda integral. Saludo con especial afecto a los miembros de la institución Ain Karem por su fecunda labor. En sus poco más de dos años de existencia, han llenado de alegría mi corazón de pastor. Hablan a su favor las numerosas madres que hoy se sienten felices de haber optado por la vida. Las felicito por su valentía. También dan testimonio de la fecundidad de Ain Karem los niños que han recibido las aguas del Bautismo y que he bautizado personalmente”, destacó así, Marino.

“No puedo olvidar ni dejar de agradecer a los miembros de la Pastoral de la mujer, por su trabajo realizado en coordinación con Ain Karem, y que hoy han organizado el Rosario por la Vida”, detalló y finalmente  agradeció “este triunfo de la vida” a la Virgen María,  y encomendó los esfuerzos “a fin de ser siempre instrumentos del Dios de la Vida”.

 

Oficina de Prensa | Obispado de Mar del Plata

Pasaje Catedral 1750 PB

Los comentarios están cerrados.