Ciudad

Obispo Marino de los docentes: “entiendo su reclamo, sigan negociando y no se cansen”

Antonio Marino 16139_rec

Esta tarde, se inauguró la muestra del papa, “Francisco, un argentino universal. Encuentro con los valores que nos unen”, en la carpa contigua al Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata. Monseñor Antonio Marino, obispo de Mar del Plata, estuvo presente, tuvo oportunidad de recorrerla y minutos después realizó la invocación religiosa junto a Kamel, del Centro Islámico Marplatense y Daniel Somerstein de SUIM Mar del Plata.

Durante la invocación, el obispo expresó, “al iniciar esta invocación religiosa, he elegido como texto inspirador las bienaventuranzas del Reino de los cielos que acabamos de escuchar, contenidas en el Evangelio de San Mateo, con las cuales se abre el Sermón de la Montaña. Se trata de un texto sobre el cual el papa Francisco se ha propuesto dedicar reflexiones para los jóvenes del mundo en preparación del próximo encuentro intercontinental. Tener “alma de pobres”, ser humildes y misericordiosos, dedicarse a trabajar por la paz, no parece un programa para el éxito, sino una tontería, una simpleza de evadidos de la realidad, una zoncera. Y sin embargo, para los que tenemos fe, se trata de un programa que construye verdadera humanidad y contiene un enorme potencial renovador de la sociedad”.

Luego el obispo, se refirió a la “profunda sensibilidad ecuménica” del papa Francisco y a la “activación del diálogo interreligioso”.

“En un mundo carente de auténticos liderazgos, donde la crisis profunda no es ante todo económica sino de valores, el papa Francisco emerge ante la mirada universal como un referente de la esperanza de un mundo más humano y fraterno, donde las convicciones de fe en Dios conducen por su propia lógica al encuentro de los más débiles y olvidados de la sociedad, e impulsan hacia las periferias geográficas y existenciales”, continuó diciendo el obispo.

Monseñor Marino, no quiso dejar de hacer referencia al conflicto educativo y resaltó “son bien conocidas sus intervenciones en el plano de la educación, a la cual ha definido como una ‘exigencia’ y una ‘pasión’. Siendo cardenal decía a los educadores que asumían ‘un reto, un desafío, una vocación’.  En horas de una crónica crisis educativa, aprovecho la oportunidad para pedir que todos reflexionemos sobre este punto: los padres se angustian por los días sin clases de sus hijos; los docentes padecen una remuneración deficiente; los gobernantes se ven desbordados por la situación económica. Es comprensible que haya ásperos debates y que sintamos reclamos urgentes de justicia. Pero es preciso que todo esto ocurra con los chicos en las aulas. Ellos no tienen la culpa”.

“Lo digo con toda cordialidad. No se debe perder nunca de vista el fin que todos queremos, que es el bien superior de nuestros niños y adolescentes. Sólo deseo recordar que está en juego un valor trascendente del que dependerá la felicidad o decadencia de nuestra nación”.

Por último, el obispo de Mar del Plata, manifestó “me llena de alegría  poder invocar la bendición divina sobre esta muestra que, al presentar los diversos aspectos de una trayectoria de vida, habrá de suscitar admiración y estímulo en orden a colaborar en un mundo renovado por la fuerza revolucionaria de las bienaventuranzas”.

Luego de sus palabras, roció con agua bendita una de las paredes de la carpa, para bendecir con ello la totalidad de la muestra.

Al finalizar el acto, docentes que estaban manifestándose detrás de las vallas, se acercaron al pastor de la Iglesia Católica de Mar del Plata y le pidieron su palabra ante el conflicto educativo. El obispo, les pidió que no se cansen de dialogar, “la vía es el diálogo, insistir, los entiendo, no nos tenemos que crispar porque de esa manera no logramos nada”, manifestó monseñor Marino al grupo de docentes. Luego le pidieron que se acerque a los “compañeros” que estaban detrás del vallado externo, el obispo así lo hizo y nuevamente expresó, “los padres también están angustiados por los días sin clases, los entiendo en su reclamo, pero hay que seguir negociando, no se cansen”. Antes de retirarse, les impartió la bendición y en agradecimiento por acercarse hasta allí fue aplaudido por los presentes. 

Oficina de Prensa | Obispado de Mar del Plata

2 Comentarios

  1. EN PRINCIPIO PIDIÓ DIALOGO Y NO CRISPACIÓN ..LE EXPLICAMOS QUE EL DIALOGO ES BUENO PERO ENTRE DOS PARTES Y QUE NUESTROS HIJOS COMEN, SE VISTEN VAN A LA ESCUELA Y QUE LOS DOCENTES PUBLICAS TRABAJAMOS PARA SECTORES POBRES Y NO PARA NIÑOS QUE PAGAN EN SUS ESCUELAS….LE ACLARAMOS QUE MIENTRAS SUS ESCUELAS SON SUBVENCIONADAS, LAS PUBLICAS SE CAEN A PEDAZOS CON UN GOBIERNO SORDO

  2. Gracias Gaby por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*