Política

Massa con Vilma, especulación de un resultado abierto

El tigrense quiere un acuerdo tácito con la radical Vilma Baragiola, quien triunfó en las primarias con boleta corta porque Alfonsín la rechazó por su pelea con Moreau. Hablan de repartir las dos listas. Las primeras encuestas dan un repunte del Frente Renovador en la ciudad balnearia y en Bahía Blanca, otro distrito donde quedó abajo en agosto.

 Massa vilma

Sergio Massa empezó la campaña para octubre con el objetivo de levantar la performance en Mar del Plata y Bahía Blanca, los dos distritos más grandes del interior bonaerense y donde en las primarias no pasó los 20 puntos.

Enojado por la pobre lista local que armó Juan Garivoto: en la ciudad balnearia trazó como estrategia ignorar a los candidatos a concejales propios y pegarse lo máximo posible a la concejal radical Vilma Baragiola, quien ganó las primarias con la boleta corta, o sea, sin estar pegada a los candidatos seccionales y nacionales del Frente Cívico y Social.

 

Semejante desprecio sólo fue posible por las cuentas pendientes que Ricardo Alfonsín cree tener con Leopoldo Moreau, viejo padrino de Baragiola, quien fue diputada nacional y tras la elección de agosto ya se posiciona como intendente.

Con boleta corta Baragiola ganó con holgura la interna con 58 mil votos, 2 mil menos que Acción Marplatense, el frente del intendente Gustavo Pulti.

Llevó la interna local de su frente a 90 mil votos, por lejos el color de boleta más buscado en la ciudad feliz. Muy por debajo quedaron las cinco listas del Frente para la Victoria (48 mil) y el Frente Renovador (40 mil).

El fracaso de la lista local del Frente Renovador tiró para atrás la de la quinta sección electoral, donde los votos de la ciudad feliz son la mitad del total.

Según pudo saber LPO, en el bunker de Massa quieren ahora repartir su boleta junto a la de Baragiola por los barrios donde la radical arrasó.

Cerca de Baragiola, quien milita en la línea interna “Pertenencia radical”, niegan cualquier acercamiento por cuenta propia, pero ante tal destrato de la cúpula radical, aclaran que no harán nada para negar un acuerdo.

“No tenemos estructura ni plata para organizar una repartija de boletas de ese calibre. Pero tampoco tendríamos de qué quejarnos”, confiesan.

El desprecio de Massa a la lista local quedó expuesto a la semana de las primarias, cuando visitó Mar del Plata para una reunión de jóvenes e ignoró por completo a sus candidatos a concejales. Sospecha, aunque no lo diga, de un acuerdo con el intendente Gustavo Pulti.

Las primeras encuestas dieron un alza a Massa en Mar del Plata, que aventajaría por 12 puntos a Martín Insaurralde, según datos que manejan en Tigre.

Una alianza virtual con la Baragiola sería el paso necesario para garantizar un triunfo. Pero no es la única alternativa que bajaran en el Frente Renovador: también planean repartir boletas cortadas junto a Carlos Arroyo, candidato de la agrupación Atlántica, otra línea vecinalista marplatense que tuvo buena elección en agosto.

Bahía Blanca, la otra esperanza

Massa empezó la campaña electoral con una visita a Bahía Blanca y a lo distritos aledaños de la sexta sección electoral, donde se atrevió a pedir la eliminación de las retenciones del trigo.

En la ciudad portuaria el tigrense también sufrió las consecuencias de una lista que llegó poco a la gente, de la mano del histórico operador Damaso Larraburu. Contrastó con la de Francisco De Narváez, quien ganó con la ayuda de un exitoso conductor radial.

Pero la caída del empresario no dejaría fuera Bahía Blanca y es por eso que las primeras encuestas lo dan a Massa ganándole por 10. Insaurralde queda lejos, a 17.

 

Fuente: La Política On Line

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*