Ciudad, Jorge Elias Gomez, Opinión, Política

Mar del Plata tomada como un botín político

Sólo un repaso superficial, por los hechos más trascendentes, nos dan una referencia de procedimientos más que cuestionables. El presidente del Concejo Deliberante arquitecto Marcelo Artime, se ha convertido en una veleta política, en su único afán de permanecer sostenido en cualquier estructura rentada del Estado, a la hora de integrar alguna lista.

Cuando Acción Marplatense se quedó por obra y gracias de un inequitativo sistema de distribución de votos, con siete concejales en 2009 y con la mayoría propia. Para la tribuna, tanto Artime como Pulti, dijeron que iba a funcionar el consenso, y que “ambos sabían lo que pasaba cuando no se respetaba a la oposición”.

A Artime ahora le ordenan qué cuadros tiene que subir y qué cuadros tiene qué bajar, en acciones verdaderamente patéticas, que han tenido detonantes que han trascendido a las propias fuerzas políticas en el Concejo Deliberante, que inesperadamente han permanecido ajenas a estas cuestiones. Artime ha pisoteado la autonomía del HCD, que es del pueblo de Mar del Plata. Ha llegado al extremo de enviar disculpas por mensajes de texto por lo sucedido. Pulti lo hizo después, tratando de que no se conozca que el estaba en desacuerdo, con descolgar el cuadro del capitán Giachino, que el mismo tiene colocado en su despacho. Se los dijo a los familiares del héroe de Malvinas, y luego intentó que no trascendiera el hecho,  “por el bienestar de la familia del hombre que entregó su vida en la guerra, por nuestras islas”, trataban de explicar un suceso que ya aterrizó como cuestión a resolver en el despacho del ministro de Defensa Arturo Puriccelli.

Artime y Pulti libran un sorda y dura pulseada, en la cual el arquitecto se haya desencajado y se sabe derrotado. Artime proviene del Partido Militar, era el de las tertulias con los Alsogaray, Albamonte, Adelina de Viola y Clerici. La UceDé fue su cuna y causa frustración cómo es capaz de convertirse en una alfombra, sin ninguna necesidad. Artime fue introducido a la política por el ex intendente Russak, en su carácter de presidente de la juventud universitaria liberal. Russak había sido intendente bajo el gobierno de facto de la Junta Militar de Videla Massera Y Agosti.

Artime ya había tenido su cenit sobreactuado, tratando de llamar la atención de los ultras del Frente Para la Victoria. Fue cuando desde la presidencia del HCD vituperó a Clarín, exhibiendo un ejemplar, por una nota más sobre lo mal que estaba Mar del Plata. Claro, Clarín publica en cuentagotas, lo que nunca publica La Capital sobre Mar del Plata. En este contexto Artime y Pulti compiten a ver quién le chupa mejor las medias a Amado Boudou y pelean por salir en la foto con un ministro que ignora la inflación y está a las órdenes de un secretario de Comercio como Guillermo Moreno.

Pero no se agotan en estos episodios las demostraciones de que Mar del Plata es una ciudad que está tomada por la interna del P.J. y el Frente Para la Victoria. Scioli y Pulti les dijeron a presidentes de bolsas de comercio de todo el país, de la necesidad de inversiones y de acompañar este formidable momento del país. Fue en la Bolsa de Comercio de Mar del Plata. Luego Scioli y Pulti salieron corriendo para Once Unidos (reunión de la juventud sindical peronista) para aplaudir a Moyano, quien a voz en cuello reclamaba la ley de participación en las ganancias para los trabajadores y un lugar para su hijo Facundo en la lista de diputados nacionales. Scioli se reía y aprobaba y Pulti aplaudía. Esta dualidad política daña al sistema de gobierno. El gobernador definió a facuendo Moyano como “un cuadrazo (político)” y le auguró un lugar en la lista de diputados que hoy Scioli le entrega a CFK, para darle lugar a las enmiendas, que garanticen fidelidad al kirchnerismo. Scioli tampoco puede elegir a su vice gobernador, algo que los bonaerenses no deberían  ignorar en la hora del cuarto oscuro.

En el Frente Para la Victoria, existe lo que se ha convertido en una obsesión: llegar con un candidato propio al sillón de Yrigoyen 1627. Hay un verdadero ametrallamiento de propaganda oficial, que sea cual sea el resultado de la elección, es una demostración ostentosa de la peor de las prácticas políticas, en el derrame de fondos de campaña de los cuales se desconocen los orígenes y que no causaría asombro remontarlos a la conexión Venezuela. “Somos al proyecto nacional” dice el slogan que muestra a Cheppi, como para separarlo del resto, pero no es precisamente un acto de descontaminación, sino todo lo contrario. ¿Cuál proyecto nacional? ¿El de la fábrica de pobres? ¿El de la inflación real que triplica la oficial? ¿El de la corrupción? ¿El de Bonafini y los Schoklender? ¿El de la precariedad laboral? ¿El del trabajo en negro? ¿El de los subsidios de cajas oficiales que no se rinden? ¿Cuál proyecto nacional?

No son menores los problemas que tienen las cooperativas de trabajo (PRIS) con fondos de la Nación, este sistema está agotado administrativa y políticamente. Los fondos de obra pública del Estado Nacional volcados para Mar del Plata, para que Pulti sea reelegido no es un negocio para el proyecto nacional y popular, aún así se derraman millones de dólares, de los cuales los retornos son la inversión a futuro, es decir compromisos económicos, comerciales y políticos.

¿Pulti y Artime?, son mascotas falderas, mandaderos de Scioli, Boudou, Moyano, ultrafuncionales a un gobierno que va por más años de gobierno en la Casa Rosada. ¿Alguien vio alguna vez a Pulti y Artime en una marcha por detenidos – desaparecidos, o a Scioli, Boudou y Moyano,  forman todos partes de esta misma farsa política, que hoy está manchando a Mar del Plata, en sus instituciones, y pretenden ser interpretados como paladines de los derechos humanos.

Por lo menos, un fallo del juez Simón Isaach volteó el trámite de adjudicación de la ex Terminal, que ya tenía vía libre en el HCD. Lo hizo aportando serios cargos y vicios a todo proceso de declaración de iniciador privado, es decir atacando el corazón de la cuestión. En esta matriz de corrupción política, de entrega de los espacios públicos, existe una deshonestidad que es parte de la causa, la misma que ha tomado políticamente a los ciudadanos de Mar del Plata.

Jorge Elías Gómez

[email protected]

2 Comentarios

  1. Sr. Jorge Elías Gomez:
    Ibamos bien hasta que mezcló al fallecido diputado Federico Clérici con el partido militar, Alsogaray y compañía.
    Para su información, él perteneció a un ala liberal no conservadora de la UCEDE, siendo en todo momento el principal opositor a Alsogaray, y quien intentó democratizar dicho partido y dejar afuera a los elementos militaristas. En su momento votó a favor de las indemnizaciones a los familiares de desaparecidos y siempre estuvo comprometido con la defensa de los Derechos humanos.
    Podría hablar más, pero sólo le quiero pedir que no ensucie la memoria de aquellos que ya no pueden contestarle.
    Oscar

  2. Excelente,una vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*