Deportes

Lo ganó sobre la hora

Unión volvió a la victoria luego de tres derrotas al superar este domingo por la tarde a Juventud de Pergamino por 3 a 2, como visitante. Moreira de penal y Felices le dieron la ventaja al Celeste en la primera parte, pero no lo definió y el local llegó al empate. Sin embargo, en la última pelota del partido apareció Solaberrieta para atropellar y meter el gol que le dio el triunfo al conjunto de Zwicker.

Ganaba cómodo el equipo marplatense en la primera mitad. Dentro de un desarrollo parejo, apareció Damián Luengo para recuperar una pelota cerca del área rival, tiró una pared con Alba, asistió a Serfaty que fue derribado por el brazo y Federico Moreira canjeó el penal por gol, con un toque certero, al palo izquierdo de Favio Vellido.

A partir de ahí, el Celeste se adelantó, comenzó a manejar el partido y casi no sufrió en su arco. Por eso, no sorprendió cuando Mariano Felices se metió en el área, se encontró solo, quiso tocar y el rebote le quedó otra vez al lateral que la acomodó contra un palo para estirar la ventaja.

Con la obligación de recuperarse, Juventud salió con otra mentalidad al complemento y empezó a llevar a Unión contra su campo. Esto le vino bárbaro al equipo de la ciudad que encontraba amplios espacios para la contra y lo podía definir en cualquier momento. Pero el egoísmo de Alba en algunas situaciones y la mala fortuna (y bajo momento) de Serfaty en otras, le impidieron sacar una ventaja más tranquilizadora.

Y Juve iba, iba e iba, y por eso, casi sin querer se encontró con el descuento. A los 28´, llegó libre Quiros, se tiró de palomita y puso el 1-2 que le agregaba dramatismo al final del encuentro. Otra vez Unión pudo alejarse pero volvió a fallar y el local no lo perdonó. A los 37´, Giamarchi marcó el 2 a 2 e hizo reaparecer todos los fantasmas en el conjunto de Zwicker que veía como se le escapaban dos puntos increíbles en Pergamino.

Los minutos finales hacían pensar que Unión tenía más posibilidades de perderlo que de ganarlo. Porque el local estaba con un envión anímico importante y el Celeste con el miedo de quedarse definitivamente con las manos vacías. Pero le quedó una y, merecidamente, se trajo los tres puntos a Mar del Plata. Porque en el último corner Solaberrieta fue con una absoluta confianza, ganó con potencia y metió el 3 a 2 que le permitió volver a la victoria y comenzar la recuperación esperada.

(Fuente: deportemarplatense.com.ar)

Los comentarios están cerrados.