Destacado, Política, Portada

Ley de Medios, Papel Prensa y Ley Antiterrorista; la mentira continúa

La evolución de los acontecimientos, deja cada vez menor lugar a dudas. Mientras se estimula un relato de barricada con clara intencionalidad política, se procede exactamente a la inversa. Es permanente la comunión entre las autoridades políticas y el Multimedios La Capital, no sólo en la protección recíproca de las partes sino también, en el generoso beneficio que Florencio Aldrey Iglesias recibe por múltiples negocios con el Estado, llámese Nación, Provincia y Municipalidad, o bien Cristina Fernández de Kirchner, Daniel Scioli, Gabriel Mariotto y Gustavo Pulti.

Mientras se bate el parche contra los monopolios, la diversidad devoces, el pluralismo informativo, la libertad de prensa y el acceso alpapel para diarios, de manera obscena y con inmunidad total, AldreyIglesias tiene pintado en el frente de LU6, la cadena de medios quegiran bajo su órbita, con la complacencia del gobierno.

No es el objetivo central de esta nota, entrar en un detalle puntual de cuáles son las prebendas, sino exhibir con fotografía y gráficos, cómo se construye un relato de fantasía y cuál es la realidad. Sin ir más lejos, los medios periodísticos y establecimientos hoteleros, propiedad de Florencio Aldrey Iglesias, fueron beneficiados con el mayor porcentaje de los millones de dólares que dejó el Rally Dakar, cuya largada se realizó en esta ciudad.
La Capital y La Prensa recibieron desde enero a octubre de 2011 $ 8.400.000.- sólo en publicidad oficial, pasando de 1. 9 a 4.7 (millones de pesos) y de 2.9 a 3.7, respectivamente, en los diez primeros meses del año anterior, figurando entre los medios privilegiados por el gobierno nacional.

Es sólo posible merced al amparo y la complicidad de los gobernantes, que ceden a cambio de cobertura política, a las exigencias del empresario que vive de modo parasitario del Estado, tal cual se demuestra en fotografías y gráficos.

Interviene en la pauta publicitaria y multiplica su participación, dispone y organiza mega festivales sin licitación, factura a cuentas públicas, alojamientos y diversos servicios a delegaciones oficiales nacionales e internacionales. No hay relación entre el dinero que recibe y la tirada de sus diarios La Capital y La Prensa, ambos de reducida inserción en Mar del Plata, ambas publicaciones no alcanzan a los 5.000 ejemplares de venta, por el insignificante número de lectores de La Prensa, aunque le sirve para facturar espacio y acceder a la cuota de papel prensa. Otro tanto, pero que suman, ocurre con los diarios regionales de su propiedad como en Balcarce y Tandil.

Queda absolutamente claro a través de esta política, que no son los multimedios ni los monopolios, los que preocupan al gobierno como queda demostrado en esta nota, sino que molestan los medios de difusión que son críticos y/o opositores al gobierno, de lo contrario que alguien explique (si puede) estas contradicciones de la política nacional, provincial y municipal.
Abal Medina, Mariotto y De Vido, (lo de Scioli ya es familiar) se someten al manejo caprichoso, sofocante y de discriminación, que sufre la prensa independiente que no es afín al kirchnerismo.

Lamentablemente, Mar del Plata debe resultar el mejor ejemplo de que la mentira continúa, en esta vieja treta del tero que practican los funcionarios, que por supuesto no sólo conocen todo este tema, sino que lo alientan, alimentan y agigantan diariamente desde sus despachos con sus decisiones.

 

Los gráficos comparativos demuestran como han sido beneficiados elMultimedios La Capital y el diario La Prensa. Los aportes de papelpara diarios es también otro beneficio que le otorga el gobierno aAldrey Iglesias.

Quienes acceden diariamente a las ediciones de La Capital, La Prensa, La Voz de Tandil, La Voz de Balcarce, comprenderán muy fácilmente que significan para el oficialismo los diarios El Argentino, Página 12, Tiempo Argentino, Buenos Aires Económico, Crónica, El Atlántico y otros, comprados a cambio de pautas de publicidad oficial. Esto es irrefutable, por razones obvias, en los contenidos y lecturas.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*