Arte y Cultura, Música

Lejos de la polémica, vuelve Zambayonny

Ya no es novedad, ni siquiera una provocación, pero eso no le quita el mérito a Zambayonny, el cantautor que basó su fama en canciones que recurrían a un léxico poco habitual para lo que está bien visto. Y no le quita el mérito porque si usted creyó que lo importante en su obra eran las malas palabras, se equivocó. Lo interesante aquí es cómo se pueden contar las mismas historias desde otro lugar.

Habitual de la ciudad, Zambayonny regresa a Mar del Plata para presentarse esta noche a partir de las 22 en Abbey road (Juan B. Justo 620). Como decíamos, ya no es una novedad y tampoco una provocación, y puede que tampoco sea ya un éxito como hace dos años. Sin embargo sigue habiendo en esas canciones una potencia poética que excede el típico registro trovador al que recurre.

El sureño se hizo conocido a través de Internet. El Dios Youtube lo expandió a todo el territorio nacional (y más allá), y sus puteadas se hicieron célebres. Tanto, que incluso algunos artistas populares se sumaron a su suceso. Con el tiempo las canciones han decantado: si bien Zambayonny nunca fue parodia, sí recurrió a las claves del género para adosarles su lenguaje guarango.

Ubicado ya cómodamente entre los cantautores nacionales, la pérdida de cierta masividad o exposición en Zambayonny benefició a la forma en que sus canciones se asentaron. Si alguien entendió que sus temas eran chistes, estaban equivocados: no había remates. Eso hubiera contribuido a la inmediatez que siempre es enemiga del arte. Por el contrario, el artista se convierte en el único en su especie, capaz de reconstruir la trova romántica desde un lugar en el que los sentimientos se expresan con cierta aspereza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*