Ciudad, Información General

Laguna La Brava: como la patagonia, pero cerca de Mar del Plata

A sólo 40 km de Mar del Plata y en el corazón serrano del partido de Balcarce, una laguna rodeada de vegetación con estilo sureño se esconde del turismo masivo. Qué hacer, y dónde alojarse

El área que corona esta imponente laguna de agua calma, con una profundidad que no supera los 8 metros, se cree que fue denominada por sus primeros pobladores de principios de siglo XIX como la Zona del Vuulcán (abertura entre dos cerros). Dicha zona está comprendida por el cordón montañoso que desciende de Tandilia, que pasa por Balcarce, continúa en Sierra de los Padres y se interna en el mar de Cabo Corrientes.

En sus alrededores existe variedad de sitios con comodidades y vistas únicas que valen la pena conocer. Entre ellos, está el antiguo casco de estancia La Brava, la antigua casa de Té Ruca Lauquen (convertido en un complejo de Cabañas y camping), el complejo de cabañas rústicas Piedra Naranja y las cabañas Del Vuulcán distribuidas en lotes independientes al pie de la laguna.

“Este complejo comenzó siendo un camping con capacidad máxima para 150 personas por día”, introduce Nicolás Bustamante, actual dueño de Ruca Lauquen. “Todo comenzó en 1921 con una casa de té, pero ya desde 1877 había comprado estos campos Cármen Molina de Bustamante, mi tatarabuela”. Además, recuerda que en “1921 los primeros visitantes llegaban en contingentes desde Mar del Plata a la hora del té”, y que luego del incendio de 1943, “la casita debió ser nuevamente construida”. En Ruca Lauquen, pasar la noche en una cabaña para dos personas cuesta desde 350 pesos, y una noche en camping desde 45 pesos (con acceso a la pileta y sanitarios). Pasar el día cuesta 20 pesos, y 15 pesos los menores.

Para conocer un poco más la historia y la arquitectura de las primeras construcciones, nada mejor que darse una vuelta por el casco de estancia La Brava, donde los visitantes son recibidos en persona por su actual propietaria, Thelma Martín. “Desde hace largas décadas me dedico a recibir a los visitantes, llevarlos a recorrer el caso y narrar las historia del lugar”, desliza Martin. Ubicada en el kilómetro 36,5 de la ruta 226, en la estancia se puede pasar un romántico día de campo -con té y visita guiada incluida-, o bien, alojarse por unas noches con previa reserva. Actividades para realizar: paseos a caballo y en bicicleta, talleres de arte, visita a la huerta orgánica y corral de ovejas. El día de campo cuesta 170 pesos, y el alojamiento con desayuno de campo, 250 pesos. Los menores tienen descuentos.

En relación al entorno natural que aloja a esta inmensa laguna, hay gran variedad de actividades para todo tipo de espíritu: el que desee lanzarse al vacío con un paracaídas, podrá hacerlo. También existe la opción de parapente y tirolesa. Para los más conservadores se puede realizar trekking y cabalgata en salidas diarias y grupales. En el agua, las alternativas preferidas son el kayak, el windsurf y la pesca. Y por supuesto, está la opción de lectura de un buen libro mientras el sol se esconde y deja su último indicio de luz en las serenas aguas de La Brava.

Más opciones en alojamiento. Dos buenas alternativas con vista a la laguna son las cabañas del Vuulcán, para 2, 3 y 4 personas desde 320 pesos la noche, y el complejo de cabañas Piedra Naranja, con alojamiento para 2, 4 y 6 personas, desde 650 pesos la noche. En ambos casos incluye desayuno.

Por Laura Gambale, especial para Turismo Perfil.com

Un comentario

  1. Buenas tardes si uno va a conocer un dia de semana y le gusta el lugar y se quiere quedar hasta el hotro di se puede seria una cabana para dos . Ustedes proveen ropa blanca . El el precio con todos los servicios y trabajan con debito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*