Ciudad, Información General

La Nación confirma nuestro anticipo

“En la costa, el balance de enero no fue tan bueno como estimaban” dice en su titulo y agrega en su bajada “Los operadores dicen que la ocupación fue similar a 2010, pero que se consumió poco”.

Dice textualmente:

“Enero comienza a despedirse y con él, buena parte de la temporada turística. En la costa argentina llegan entonces los balances, y los prestadores de servicios califican el primer mes del año con un “bueno”, equiparable a los resultados de igual período de 2010, pero lejos de los récords de turistas y de consumo de los que hablan algunos funcionarios.

La calificación ratifica la recuperación que ya se había logrado durante el último verano, con casi 15% más de turistas que en enero de 2009. Si no hay sorpresas, la estadística final dirá que durante este primer mes de 2011 pasaron por Mar del Plata algo más de 1,3 millones de turistas. Y otros destinos, como Cariló y Pinamar, han tenido un resultado similar de visitantes.

Pero, en los detalles, el balance está lejos de la euforia. Por la presencia de un turismo que se cuidó a la hora de los gastos y que, además, en buen porcentaje, prefirió salidas por períodos más cortos -cinco días en promedio- y en coincidencia con los fines de semana.

Néstor Gonnet, operador inmobiliario marplatense, habla de una primera quincena de enero con ocupación del 80%, tal vez una pizca más. Y una segunda bastante mejor, con pico el pasado fin de semana, con alquiler de casi la totalidad de los departamentos en oferta. “El promedio es exactamente el mismo que el del año pasado”, explicó a La Nacion. Pero Gonnet es de los que confirman una rotación más rápida de turistas. “Claro que hubo contratos quincenales o por mes, pero la mayoría, que antes era de siete días, ahora bajó a cinco”, precisó. Jueves a lunes fue el período más buscado.

Lo ratificó Matías Machinandiarena, presidente de la Cámara Empresaria de Balnearios, Restaurantes y Afines (Cebra). “Este año se marcó más que nunca la demanda más fuerte de viernes a domingo”, contó a La Nacion. Machinandiarena también destacó que el consumo fue moderado: “Vino mucha gente, pero se cuidó en cada gasto que tuvo que hacer”. Gonnet reconoció que lo mismo advirtió en su rubro. “Consultaban a la mañana y volvían a la tarde, luego de recorrer varias inmobiliarias”, destacó. Eso significaba sacrificar un día de paseo o playa con tal de pagar un poco menos por un alquiler.

“Es una buena temporada y nada más”, fue la conclusión de Miguel Angel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros Públicos.

Esas conclusiones contrastan con lo ocurrido en Punta del Este, donde hablan de la mejor temporada en mucho tiempo.

En Cariló y Pinamar el balance también fue positivo, acaso más que en Mar del Plata (ver aparte). Igualmente auspicioso fue enero en Miramar, que ya el año pasado tuvo un notable crecimiento en la demanda y completó un mes con ocupación promedio del 85% en casas y departamentos y por encima del 95% en hotelería y cabañas.

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli realizó su propio balance de la temporada y precisó que “es impresionante la gente que hay no sólo en Mar del Plata sino también en las playas del Sur”.

“Hay más gente, con un alto nivel de ocupación y esto es también el reflejo del momento económico, social, de crecimiento que vive nuestra Argentina y particularmente la provincia es el reflejo de ello”, explicó el mandatario.

Pero más allá de los balances, una característica de esta temporada en la costa fue la cantidad de turistas que vinieron y volvieron en más de una oportunidad. “Hay mucho doblete de turistas”, graficó Gonnet, y destacó el buen porcentaje de clientes que proponen esta variante de vacaciones fraccionadas. Anduvieron por aquí entre diciembre y enero y prometen otra visita breve en febrero, que empieza a ilusionar y es el que tiene la llave para marcar la diferencia en el balance global de temporada.

Los teatros, en baja

Otra nota saliente de esta instancia de la temporada fue la grilla de espectáculos públicos gratuitos. Convocaron a cientos de miles de espectadores con figuras como Ricardo Montaner, Julio Iglesias, Pimpinela, Chaqueño Palavecino o, como anoche, con Palito Ortega. Pero a costa de una merma en la taquilla de los teatros. “Por primera vez en los últimos años estamos por cerrar con una baja en la venta de entradas”, anticipó a La Nacion el empresario Carlos Rottemberg, propietario de siete teatros en la ciudad.

La mayor conformidad asoma en los comercios con productos y servicios de mayor categoría. En la zona de la calle Güemes y con liquidaciones de por medio, hablan de buenas ventas. En especial durante aquellas jornadas en las que no hubo clima acorde como para estar en la playa. “Mar del Plata recuperó turismo de buen poder adquisitivo”, dijo María Liberati, que tiene dos comercios en la zona y es una de las referentes de este paseo próximo a Los Troncos.

El mes cierra mañana, pero el recambio ya se comenzó a percibir desde ayer. Familias que habían ocupado departamentos por quincena optaron por entregarlos entre ayer y hoy para evitar la congestión de rutas que, se estima, se dará mañana, con nuevo cambio de quincena (ver aparte).

Al mismo tiempo, este fin de semana también significó buena cantidad de ingresos. Sin alcanzar el nivel de ocupación de hace siete días, el panorama es muy bueno y el clima acompañó. Desde anteayer hubo sol a pleno y para hoy se anunciaron temperaturas máximas de hasta 34 grados.

Para el mes que comienza pasado mañana las reservas promedian el 60%, un número muy alentador si es que esos niveles se extienden más allá de las próximas dos semanas. El inicio de clases, anunciado para el lunes 28, implica prescindir para la segunda quincena de las familias que tienen hijos en edad escolar.”

Un comentario

  1. Estimados, durante 2010 hubo una alta inflación y la mayoría de los ingresos no sufrieron modificaciones (es mi caso). Los precios de alquileres (día, quincena, etc) son un poco superiores a 2010, pero los de gastronomía o teatros me animo a decir que se duplicaron respecto del verano anterior, los pasajes en micro también. Para ir una semana, una familia tipo necesita alrededor de 3000 pesos y sin hacer gastos extraordinarios. No pidamos peras al olmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*