Mascotas

La mujer que cuida de perros moribundos y les da su último gran día

Muchos de ellos morirán solos en la calle sin que nadie lo sepa. Aquellos que son recogidos a menudo son sacrificados. Pero una enfermera odiaba la idea de que tantos animales abandonaran el mundo de esta forma, por lo que creó un hospicio para mascotas.

Nicola Coyle, una enfermera retirada, dirige el Proyecto de hospicio canino Grey Muzzle en el Reino Unido. Es un lugar donde los perros que tienen seis meses o menos de vida puedan obtener el amor y la atención que necesitan. Se les da cenas de carne y comida rápida durante sus últimos días. En lugar de estar fríos, asustados y no queridos, se les muestra compasión y cuidado hasta el final.

No es un trabajo fácil, pero alguien tiene que hacerlo. Coyle sabía que esa persona era ella. Está haciendo una diferencia en la vida de estos animales y espera que se sientan amados hasta sus últimos días. “Puede ser un trabajo absolutamente desgarrador. Pero no puedo soportar la idea de que pasen sus últimos momentos sin el amor que merecen”, dijo a Animal Channel.

Cada mascota tiene una gran experiencia. Para muchos de ellos, es la única vez que alguna vez fueron tratados bien o se les mostró el amor de un ser humano. Coyle y los voluntarios se esfuerzan por dar tiempo a los perros para disfrutar la vida. En lugar de preguntarse dónde dormirán por la noche o dónde conseguirán su próxima comida, estas mascotas solo tienen que preocuparse de aprovechar al máximo el tiempo que les queda.

“También los llevamos al pub local, es realmente amigable para los perros, y reciben una cena con carne. Muchos han llevado una vida poco agradable, utilizada para la cría o para ser perros guardianes. Pero cuando se enferman, ya no son útiles y los descartan”, contó Coyle.

Si bien la mayoría de las mascotas que llegan al hospicio están muy enfermas y solo tienen unos días, semanas o meses de vida, algunas se han quedado más tiempo. Sus hijos adolescentes también la ayudan con los perros, y todos admiten que a veces se apegan a ellos. “El tiempo más largo que tuve fue de un año, el más corto fueron dos semanas. Es muy gratificante cuando puedes hacer que esos momentos sean especiales. No sé cuándo son sus cumpleaños, así que les hacemos a todos una fiesta de cumpleaños”, dijo la mujer.

Ella gasta hasta 500 libras en cada perro para asegurarse de que cada uno tenga un día especial y pueda disfrutar la vida por un tiempo. La mayor parte del dinero proviene directamente de su bolsillo, pero también realiza eventos de recaudación de fondos para ayudar a recaudar dinero para su cuidado. Las personas también pueden donar al proyecto en PayPal.

Coyle siente que vale más que eso. Aunque es posible que los perros no puedan decirle cuánto aprecian lo que ella hizo por ellos, ella sabe que saben que está haciendo algo especial para ellos. Para Coyle, esta es la forma en que todos los perros deberían vivir, y ella solo desea poder ayudar a más de ellos. “Simplemente quieren sentirse amados y a salvo. Realmente creo que deberían tener un buen final”.

Fuente: La Nación

2 Comentarios

  1. Traiganla a Argentina, con Macri somos todos terminales.

  2. roberto, no te da la cabeza, asi esta el pais por tipos como vos