Arte y Cultura, Música

La hora de los hits

Pop y purpurina. Miranda llegará este sábado a Mar del Plata para presentar Es imposible.

Miranda! ya no es lo que era. Pero esto no es un juicio de valor, sino solamente señalar el camino que fue tomando una de las revelaciones de la música nacional de la última década: pasando del circuito under a la cima del mercado con singular versatilidad, el grupo liderado por Ale Sergi ha sabido siempre entregar lo que se pide sin por eso traicionarse. Un fenómeno singular.

La banda estará presentándose en la ciudad este sábado desde las 21 en la Sala Piazzolla del Teatro Auditórium (Boulevard Marítimo 2280). Si bien será la presentación de Es imposible, su disco del año pasado, el recital tendrá el tono de todo aquel show que se hace en una ciudad donde no se presentan con regularidad: un recorrido por los hitos imposibles de evitar ya a esta altura.

Para muchos Miranda es una banda intragable. Ese es, también, un acierto. Apelando a una estética que hoy ya no sorprende a nadie, pero que en su momento era riesgosa para la escena del rock nacional -donde todo es pelo en pecho-, incorporó elementos del glam, la música electrónica, el pop y el melodrama autoconsciente a la Almodóvar y sacó de todo eso una especie de telenovela cantada pegajosa.

Si bien la banda tiene apenas cuatro discos desde 2002 a la actualidad (Es mentira; Sin restricciones; El disco de tu corazón; y Es imposible), el enorme talento para construir hits los hace parecer como mucho más presentes en la escena musical argentina. Incluso, han sabido también moverse para renovar un público que hoy tiene, como máximos seguidores, a los adolescentes.

Como un sub-Babasónicos (menos hedonismo, más melodrama) y aplicando las lecciones aprendidas con todo el pop de los 80, Miranda es más que un grupo simpático y despreocupado, es una propuesta estética pensada, mucho más que tanto cantante que anda por ahí dándoselas de innovador. En sus letras, donde se adivina una parodia de la tragedia romántica, apuntalada por los falsetes del cantante, hay varias claves para entender el concepto.

Quienes quieran entender un poco más, prueben de ver la reciente Miss Tacuarembó, película con Natalia Oreiro que tiene canciones de Ale Sergi, y podrá observar que tras la purpurina y el brillo, hay una mirada atenta y paródica sobre el mundo que nos ha tocado habitar. Diversión con reflexión, pero no una que te señala con el dedo sino que te invita a sumarte al trencito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*