Ciudad, Opinión, Política

La decisión sigue siendo el cambio

El justicialismo tiene que meterse en nuestro corazón y hacernos sentir naturalmente un cariño activo y solidario por todos nuestros compatriotas, aún y sobre todo por aquellos que no piensan como nosotros. Ellos son en última instancia la demostración encarnada de nuestros errores y son los que día a día nos recuerdan las cosas que no supimos, no quisimos o no pudimos hacer.
En las próximas semanas -y con la impenitente celeridad con que pasan las cosas de la vida- cada fuerza política pondrá en las calles sus candidatos y le pedirá a la sociedad que los vote.
Y será entonces el momento de que cada uno de ellos deberá contarle a la gente que piensa hacer con sus problemas, sus necesidades y sus sueños.
Esos sueños a los que las dificultades han relegado hasta el punto de esconderlos pero que están allí porque son parte de la esencia misma del ser humano. Esos sueños sin los que es imposible vivir, aunque en la hora de la angustia parezcan estar enterrados para siempre.
Por ello será fundamental que sepamos elegir muy bien a nuestros representantes. Muchos buenos peronistas que ya ejercieron funciones públicas pretenden con derecho volver a ellas: saben que dejaron en su paso por el estado o por su asociación gremial, o por donde fuese que la gente los ubicó, lo mejor de si para cumplir el mandato.
Ellos sólo se someten a un juicio de valor en cuanto a sus capacidades y no en cuanto a sus calidades.
Pero hay otros -que no son pocos- que hace décadas se agazapan en la estructura del estado o de sus organizaciones para vivir DE la política y DE la gente y no PARA la política y la gente.
A ellos hay que cortarles el paso; a ellos debemos alejarlos DEFINITIVAMENTE de la vida pública en la que NUNCA debieron estar y mucho menos ahora, momento en el que las necesidades arrasan con la
tranquilidad de los argentinos.
En eso estamos en Mar del Plata….
Iniciamos este camino con la mente y el corazón abierto a lograr la unidad del peronismo. Pero teniendo en claro que la unidad se logra por la vía del acuerdo o se logra RECURRIENDO AL VOTO POPULAR PARA SABER
QUÉ MODELO DE PARTIDO QUIEREN LOS MARPLATENSES.
Los meses transcurridos nos han puesto en esta segunda opción. En lo personal debo reconocer que es la que más me entusiasma porque con tantos años de experiencia he aprendido a darme cuenta de entrada cuando quienes me exigen unidad me estás pidiendo “puestos salidores en las listas”.
He recibido en las últimas semanas muchos agravios de quienes dicen ser nuestros compañeros. Y he padecido todo tipo de operaciones difamatorias que al no tener resultado alguno (olvidan ciertos operadores secundarios de la política que cuando a una persona lo preceden tres décadas de un trabajo público, comprometido y honesto es
muy difícil engañar a una población que ya tiene un juicio de valor armado sobre sus valores), operaciones a las que no he contestado, no contestaré y a las que doy tan sólo la importancia de la decepción que me causan algunos de sus responsables sin importarme ahora demasiado la magnitud del papel que actúan en la comedia.
PERO NO QUIERO PARA MAR DEL PLATA ESE TIPO DE DIRIGENCIA; NI EN MI PARTIDO NI EN NINGÚN OTRO.
Tiene tal solidez el “PLAN DE GOBIERNO PARA UNA MAR DEL PLATA SUSTENTABLE, PRODUCTIVA Y SOCIALMENTE JUSTA” que estamos sometiendo a la consideración de los ciudadanos que detenerme tan sólo un instante en esta política de pequeñas pretensiones me parecería uns zoncera de mi parte.
Nosotros estamos discutiendo acciones, medidas y decisiones para resolver la vida de los marplatenses.
Los otros sectores están peleando y medrando por un puñado de salarios y privilegios.
SOMOS DOS COSAS DISTINTAS Y A SU VEZ TAN CONTRAPUESTAS QUE SERÁ BUENO QUE LA GENTE SE PRONUNCIE.
Y esto, aunque no implique de manera alguna una descalificación personal, adquiere importancia al momento de resolver cuál es el modo de hacer política que reclamamos los ciudadanos.
Vamos entonces a someternos al imperio del sufragio universal que sigue siendo el arma democrática por antonomasia.
El 14 de agosto será el pueblo de Mar del Plata el que elegirá a sus candidatos. Pretendo que para esa fecha no quede un sólo habitante de esta ciudad y de Batán que no conozca nuestra plataforma y LOS ANTECEDENTES de quienes serán nuestros candidatos locales y provinciales. Verán entonces que todos ellos son personas de trabajo,
profesionales, empresarios y comerciantes a los que no se puede vincular con ninguna de las cosas que la gente resiente de la política.
Enfrentaremos en las urnas a organizaciones poderosas que de alguna forma plantean la continuidad de ese peronismo perdedor que sólo sirve para “premiar” a algunos de sus dirigentes y sus familiares con cargos públicos.
POR ESO HA LLEGADO LA HORA DE LA VERDAD; LA DECISIÓN YA ESTÁ TOMADA: O EL VIEJO PERONISMO A ESPALDAS DE MAR DEL PLATA O UN JUSTICIALISMO MODERNO, CON PROPUESTAS Y DIRIGENTES CAPACES DE PONERSE AL SERVICIO DEL PARTIDO DE GENERAL PUEYRREDÓN Y RESOLVER LOS PROBLEMAS QUE AQUEJAN A
SUS HABITANTES.
Va a ser tan clara la diferencia que seguramente a usted no le podrá caber duda alguna….
 
ADRIAN FREIJO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*