Ciudad, Información General

Hasta una hora y media para ir a las playas del sur

“A paso de hombre” es una metáfora incorrecta -por exagerada- para definir la velocidad de los autos y los colectivos que van a las playas del sur marplatense. Es necesario buscar otra figura para definir la procesión de autos y colectivos que se dirigen a los balnearios alejados del centro, porque los que van a pie al costado del camino lo hacen más rápido. Y no es un chiste.

Llegar a las muy bonitas playas que están en la zona del Faro siempre fue complicado, pero en una temporada con tanta gente como la actual lo es mucho más. Desde el centro de la ciudad se tarda un mínimo de 40 minutos. Poco comparado con los fines de semana, cuando la demora puede llegar a ser de hasta dos horas para recorrer esos 12 kilómetros.

Sólo hay una línea que circula por la costa (la 221, que va de Santa Clara del Mar hasta Playa Serena) y a pesar de que sale un colectivo cada 5 minutos (frecuencia que se mantiene hasta el 28 de febrero), algunos no paran de lo llenos que están. Incluso hay unidades tipo acordeón, de dos cuerpos, pero no es suficiente. “El recorrido es de 1 hora 16 minutos, pero tardamos mucho más. En realidad, ni se puede calcular. En verano, los fines de semana puede ser de hasta dos horas”, admite Carlos, encargado de la playa de estacionamiento de la línea 221.

Los paradores de moda son los preferidos de los jóvenes, entonces hacia allí parte todos los días una caravana incesante. El boleto del colectivo cuesta $ 1,60, contra $ 40 que puede salir un taxi. En la economía gasolera de turistas sub 30, no hay ninguna duda sobre qué opción elegir. Las tucumanas Constanza Cazuza y Celina Carrizo toman todos los días el 221 rumbo a las playas del sur. No parecen demasiado preocupadas por el viaje. “Nos gustan estas playas y estamos acostumbradas”, dicen.

La ida no es tan complicada, porque los horarios para llegar a la playa son más variados. Algunos parten a las 11 de la mañana, y otros que disfrutan más de la noche eligen salir cerca de las 4 de la tarde. Pero entre las 18 y las 20, la cosa se complica más, porque vuelven todos con arena en los pies y los cuerpos más cansados por la playa y el mar.

En el viaje habrá tiempo más que suficiente como para pensar una metáfora más apropiada.

(Fuente: www.clarin.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*