Ciudad, Información General

Había sido detenido en Colombia el 4 de febrero de 2011

Su periplo como fugitivo finalizó en Bogotá, cuando fue detenido por agentes colombianos. El año pasado, el ex fiscal federal Gustavo Modesto Demarchi, de 64 años, había abandonado Mar del Plata unas horas antes de que la Justicia Federal ordenara su detención, acusado de liderar la CNU (Concentración Nacional Universitaria), una organización criminal de derecha vinculada a la Triple A que actuó en Mar del Plata en los años 70. Al abogado se le imputa haber cometido delitos de lesa humanidad, imprescriptibles.

Demarchi ingresó a Colombia procedente de Brasil como turista, el 12 de noviembre del año pasado. Enseguida presentó un pedido de asilo político. “Pero el 11 de enero pasado Interpol Buenos Aires emitió una Circular Roja por varios delitos comoasociación ilícita, homicidio calificado y privación ilegal de la libertad ”, informó el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) colombiano.

Ahora, al tiempo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia estudia el pedido de asilo que hizo Demarchi, la Justicia Federal de Mar del Plata comenzó los trámites de extradición.

La orden de captura y la solicitud de extradición indica que Demarchi fue conjuez, fiscal federal y directivo de la Universidad de Mar del Plata, y “está involucrado, presuntamente, en la desaparición y asesinato de varias personas en marzo de 1975”.

El abogado también fue asesor de la CGT Regional cuando Hugo Moyano era secretario de esa organización y publicaba solicitadas anunciando que saldrían “a cazar montoneros”, y candidato a intendente por el PJ en 1983.

Aunque se atribuyen otros crímenes a la CNU, la orden de captura menciona el año 1975. A la noche de 21 de marzo de ese año se la conoce como “la del cinco por uno”. Los miembros de la CNU, junto al ataúd de su líder el abogado Ernesto Piantoni, asesinado a tiro de metralla por montoneros, hicieron un juramento: por cada baja que la organización sufriera, se cobrarían con cinco vidas. A Piantoni lo vengaron esa madrugada con los asesinatos de Carlos Elizagaray, su tío Jorge Videla y sus hijos Jorge y Guillermo, y del cirujano Bernardo Goldemberg. Demarchi pasó a liderar la CNU.

A mediados de noviembre del año pasado, la Cámara Federal rechazó un pedido de eximición de prisión presentado por Demarchi.

Y cuando el juez Rodolfo Pradas ordenó su detención y la de otros miembros de la CNU, era tarde, el ex fiscal y sus cómplices habían abandonado la ciudad . La Policía Aeroportuaria hizo allanamientos en la casa de Demarchi y en la librería Alejandría, en busca a su propietario Juan Piero Assaro. El resto de los imputados son Patricio Fernández Rivero y Mario Durquet, detenidos en Córdoba y la Plata; y Fernando Botero, Raúl Viglizzo, Raúl Moleón, Fernando Delgado y Eduardo Salvador Ullua, todos prófugos, los dos últimos desde 2008: participaron en la Noche de las Corbatas, cuando fueron asesinados siete abogados.

 

De la CNU a la dictadura

 

La CNU fue un brazo de la Triple A y algunos de sus integrantes luego colaboraron con la dictadura militar, según consta en informes de la Prefectura y la ex Dirección de Inteligencia de la Provincia de Buenos Aires (Dipba).
Los crímenes que se le imputan son previos al golpe de Estado. Además de los asesinatos que cometió la banda que salió del velatorio de Piantoni, se le adjudican los crímenes de Norberto Gasparri, Jorge Stopani y María del Carmen MagSgi, estrecha colaborada del cardenal Eduardo Pironio, entonces obispo de Mar del Plata. Ambos se oponían a la fusión de la universidad provincial con la católica.
Maggi fue secuestrada el 10 de mayo de 1975. La CNU, para despejar sospechas, lo repudió. Pero sus adherentes coparon las dos universidades. Demarchi era entonces fiscal federal y archivó la causa. El cadáver de Maggi apareció enterrado en Mar Chiquita un día antes del golpe de 1976. Se cree que el autor material es otro ex CNU, Mario Durquet, detenido en noviembre. A la agrupación, que nació en La Plata y en 1969 llegó a Mar del Plata, la integraron abogados formados en la Facultad de Derecho de la Universidad Católica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*