Ciudad

Festivales populares si, fábricas recuperadas no

Mar del Plata  con más diez recitales encabezó la propuesta artística, que junto al vistoso color naranja y a los costosos fuegos artificiales, le significaron al tesoro provincial una suma superior a los quince millones de pesos. Los cachets abonados fueron  generosos y por supuesto en todas las presentaciones los artistas ´´populares¨ agradecían entusiasmados la presencia del primer mandatario y  del Intendente lugareño.

 Mientras tanto la provincia mantuvo su déficit llevándolo a más de diez mil millones de pesos, acrecentó la deuda pagando más de dos dígitos de interés en dólares por los préstamos recibidos y envió un presupuesto con un rojo  intenso, que sólo la caja del gobierno Nacional le garantiza sobrellevarlo.

Tampoco en seguridad pudo cumplir su promesa de delincuencia cero. Las tasas de criminalidad subieron tanto como el costo de vida y a pesar de las purgas y cambios permanentes de las cúpulas policiales, el clima de inseguridad que se respira es tan fuerte que hasta el propio Ministro de Seguridad ha reconocido lo difícil de  la tarea emprendida. Ni hablar de la  ausencia de justicia, del estado de las cárceles o del hacinamiento en las comisarías, que preanuncian situaciones difíciles de controlar.

Y en el terreno de la lucha contra la droga sus logros no se evidenciaron. Hoy la Provincia de Buenos Aires tiene más narcos, más impunidad y más involucrados en el consumo, que hace 4 años atrás, pero redujo  un 20% el personal encargado de darle contención a esa lucha. Los CPA (Centros de Prevención de Adicciones) han sido desmantelados, su personal en negro agrandado, sus sueldos disminuidos y en suma todo el aparato institucional desjerarquizado y puesto de rodillas ante el grupo o facción política de turno, que los administra como parte de una caja política.

  En ese contexto, Scioli optó por vetar una ley de expropiación que hubiese permitido a más de 400 trabajadores  ser propietarios de un frigorífico destinado a la exportación de carne, cuota Hilton mediante, que traería paz y tranquilidad a otros tantos hogares marplatenses. No hay plata dice el texto veto la expropiación. No hay plata para trabajo, no hay plata para compras que conlleven producción autónoma de los propios trabajadores. La independencia es muy cara y solo apta para aquellos que son amigos. Los trabajadores de SADOWA no tienen los meritos de Ortega, el Puma Rodríguez, Montaner o Valeria Linch. Para estos festivales y fuegos artificiales con la plata pública. Para aquellos, no alcanza el presupuesto y la plata es de todos. Evidentemente, nuestro Gobernador no hizo suyas aquellas palabras peronistas que con orgullo repetía Raimundo Ongaro  “SOLO EL PUEBLO SALVARA AL PUEBLO”  Hoy Scioli pareciera estar más cerca de aquellos  senadores romanos que con togas y túnicas no se cansaban de repetir, pan y circo, aunque el primero también esta en veremos.

Doctor Eduardo Andriotti Romanín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*