Ciudad, Política

Estos trenes son más de lo mismo

Pese a las fuertes críticas que cosechó la anterior compra de locomotoras y coches de pasajeros que en su gran mayoría nunca llegaron a funcionar, el Gobierno decidió volver a insistir con la importación de trenes usados de España.

La nueva compra de equipos ferroviarios, que la empresa española Renfé sacó de circulación en los últimos años, abarca nueve locomotoras diesel eléctricos y dos formaciones de trenes Talgo IV de 9 coches cada uno para servicios de pasajeros de larga distancia.

A mediados de ésta semana, y a modo de prueba, las mismas arribaron a la estación Ferroautomotora marplatense. La recepción fue encabezada por el subsecretario de Transporte Ferroviario de la Nación Antonio Luna, el Intendente de General Pueyrredón Gustavo Pulti, el empresario Néstor Otero, e ingenieros viales y funcionarios locales.

Consultado acerca de estas cuestiones, el empresario de transporte y Diputado Nacional (M.C) Héctor Lence, dijo lo siguiente: “La política que está llevando adelante el gobierno va camino a convertirse en una herida de la que nos costará cicatrizar. Este nuevo incidente con los Talgo nos vuelve a mostrar la falta de planificación y de políticas de largo plazo. Personalmente, me gustaría saber a quién se le ocurrió invertir 90 millones de dólares para trasladar hasta 200 pasajeros Buenos Aires-Mar del Plata. Dicen que va a hacer el recorrido dos veces al día, con lo cuál los números no cierran. Saque cuentas. Mire, yo no le hablo como empresario de transporte simplemente, sino como un ciudadano con sentido común. Y la verdad es que asusta un poco cómo están ordenando las prioridades nuestros dirigentes. Acá no se pueden seguir tomando medidas inconexas para las fotos en los medios. Si se habla de la instalación de un modelo de país, entonces me gustaría saber de qué clase de modelo estamos hablando. Porque un modelo Productivo no es. Tampoco un modelo que incluya a nadie.”

Y continuó: “Si fuera un modelo de Producción, como ellos se jactan de tener, lo que deberían haber hecho es mejorar los sistemas de transporte ferroviarios de cargas. Con eso se abarataría el costo de los alimentos al transportar las cosechas, por ejemplo. Y como hombre del transporte le aseguro que es mucho menos costoso poner en funcionamiento un sistema de cargas ferroviarias que la utilización continua de camiones. Porque además le debemos agregar otra realidad, que es la necesidad de preservar las rutas del país. Si distribuimos mejor los medios de transporte de carga, no tenga dudas que eso va a representar un adelanto como país productivo”.

Consultado acerca de verlo como una posible fuente de trabajo, respondió; “Mire, yo por más que lo pienso le juro que no entiendo dónde está el negocio para los marplatenses en esto de los trenes. Si, según tengo entendido, las tareas de mantenimiento y revisiones integrales quedan en manos de técnicos de la empresa española. Si usted va sumando, el panorama es desolador. Más de lo mismo: Falta de planificación, desacertada distribución de los recursos, demoras burocráticas según lo que le conviene a cada uno…En fin”.

Y concluyó: “Acá hablamos de trenes balas, o de servicios de alta velocidad a Mar del Plata, y nadie habla de la construcción de un país productivo. Son todas medidas espasmódicas, para distraer a los ciudadanos. Manotazos de ahogado. En vez de establecer prioridades, en el caso de nuestra ciudad, nos paramos al lado de los trenes para salir en los medios y que parezca que se trabaja. Lo mismo sucedió con el traspaso de los Bares de Alem. Mucha foto y pocas nueces. En lugar de pensar cómo mejorar la más grande fuente de trabajo marplatense, que es el Puerto, se la pasaron proyectando bares y paseos que nunca se hicieron. Con los trenes es más de lo mismo. En vez de buscar la forma de adaptarlos a lo productivo, a unir ciudades, a facilitar los traslados de cargas, a abaratar costos y todo lo que sentido común indica, se la pasan anunciando fuegos artificiales y defendiendo un modelo que no explican porque no saben. No tienen idea. Yo espero seriamente que el 2011 sea una oportunidad para cambiar lo que no está del todo bien, para no tener que tomarnos un tren bala con rumbo incierto.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*