Ciudad, Información General

Estatua de Colón: La traerán a Mar del Plata pese a las críticas

Lo hizo el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. Hoy vence el plazo que la Justicia le dio a la Nación para justificar el traslado. Ayer, la colectividad italiana volvió a mostrar su rechazo

La insólita situación del monumento a Cristóbal Colón sigue tensándose. La Nación confirmó que continuará con la mudanza de la estatua a Mar del Plata, hoy frenada judicialmente, y aseguró que las críticas del Gobierno porteño son “parte de una acción contra el Gobierno nacional ”. Ayer un centenar de integrantes de la colectividad ítalo-argentina y algunas ONGs se manifestaron en las puertas de la Casa Rosada contra el traslado.

-_monumento_colon.jpg_2033098437El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, ratificó que la idea es mudar la estatua, que está ubicada en la plaza Colón, detrás de la Rosada. “Las tareas se iniciaron en 2008, luego de que estudios técnicos determinaran un grave deterioro en la estructura del monumento, que es una donación que fue aceptada por una ley nacional en 1907. El desmontaje es para subsanar las deficiencias que tiene y evitar que un día se pueda desmoronar”. El Gobierno nacional quiere mudar la estatua a una plaza frente el Hotel Provincial donde ya hay otra de Colón, e instalar detrás de la Rosada una imagen de Juana Azurduy que donará el Gobierno de Bolivia, donde nació la luchadora por la Independencia.

Parrilli aprovechó para criticar al macrismo, tal como viene haciendo desde el viernes (ver Detrás de la…). Al referirse a la ley votada por la Legislatura la semana pasada, en la que declaró que el Monumento es parte del patrimonio del Estado porteño, el Secretario General de la Presidencia afirmó que “pasaron más de 100 años y nunca se preocuparon por ese monumento. Hace dos días lo declararon bien del patrimonio histórico local, hace tres días no lo era”.

Pero tanto el macrismo como la colectividad ítalo-argentina, que donó la estatua inaugurada en 1921, dicen que se trata de un bien del Gobierno porteño. De hecho, la plaza Colón también es de la Ciudad, aunque la Nación la mantiene enrejada y sin acceso desde 2007.

El Gobierno kirchnerista inició el desmontaje de la estatua el viernes, cuando también se produjeron incidentes con legisladores y funcionarios porteños que se oponían a la mudanza. Luego, y ante un amparo presentado por la ONG Basta de Demoler, la jueza nacional en lo Contencioso Administrativo Claudia Rodríguez Vidal frenó las tareas, y le dio tiempo hasta hoy a las 10 a la Nación y la Ciudad para que presenten la documentación que apoye sus distintas posturas.

Igual que el viernes, un centenar de representantes de la colectividad ítalo argentina, de las ONG Basta de Demoler y Salvemos las Estatuas volvieron a manifestarse frente al monumento para pedir que quede emplazado en ese lugar y a abrazar las plazas Colón y de Mayo. En un acto simbólico, cantaron los himnos italiano y argentino y canciones típicas de la península. Muchos de los que participaron son inmigrantes, pero también se vieron segundas generaciones exigiendo que se respete un monumento que fue donado por el país europeo para el primer Centenario de la República. “Hoy representamos a 1.200 asociaciones italianas de todo el país que defienden este monumento porque es patrimonio de la Ciudad. Esperamos que la Justicia actúe, porque el Ejecutivo Nacional ya demostró que no nos quiere escuchar ni razonar la historia. Nosotros no ponemos en juicio qué hizo Colón, solo queremos defender el monumento que fue regalado por italianos. Si hay una intención de traslado pedimos que lo trate la Legislatura, como debe ser”, explicó Julio Croci, director General de Colectividades de la Ciudad. Irma Rizzuti, referente de la comunidad, lamentó que nunca fueron consultados. Y comentó que la colectividad de Mar del Plata va a emitir un comunicado contra el traslado. Al momento de la desconcentración, todo el grupo intentó abrazar simbólicamente la Casa Rosada. Pero fueron contenidos por unos 50 policías con escudos. Al mismo tiempo, dentro de la Casa de Gobierno juraban los nuevos ministros. El abrazo se frustró. Resignados, los que protestaban dejaron el lugar al grito de “Colón no se va…”

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*