Arte y Cultura, Cine

Entre europeos y hombres de mentes

Por Mex Faliero

Hombres de mente (The men who stare at goats / EE.UU. / 2009 / 93 minutos)
Dirección: Grant Heslov
Guión: Peter Straughan
Intérpretes: George Clooney, Ewan McGregor, Kevin Spacey, Jeff Bridges, Robert Patrick, Rebecca Mader
Sala y horario: Shopping Los Gallegos (todos los días: 15:45, 18:00, 20:00 y 22:00. Sábado y domingo también: 13:30. Sábado también: 00:00)

La suma de talentos no siempre es indicio de calidad. Ejemplos hay varios, pero esperemos que Hombres de mentes no sea uno de esos casos. Y lo esperamos porque realmente el producto suena divertido y con Clooney, McGregor y Bridges -gente que suele caernos simpática-, más Spacey -que a veces está insoportable- uno puede esperar lo mejor. Sobre todo si tenemos en cuenta que el film se centra en la búsqueda de un militar norteamericano en Medio Oriente, que es el fundador de una curiosa agrupación: combaten utilizando energías paranormales. Para los norteamericanos Irak en el cine ha carecido de interés, y esta no ha sido la excepción. Sin embargo, el interés puede ser para los que vemos el conflicto de afuera: una parodia sobre métodos militares con gente que (y el director y actor Heslov ha sido guionista, por ejemplo, de Buenas noches y buena suerte) siempre se ha mostrado del lado demócrata del asunto. Veremos si, más allá de lo político, funciona como divertimento.

Todos tenemos un ex (Ex / Italia / 2009 / 120 minutos)
Dirección: Fausto Brizzi
Guión: Fausto Brizzi, Massimiliano Bruno, Marco Martani
Intérpretes: Claudio Bisio, Nancy Brilli, Cristiana Capotondi, Cécile Cassel, Fabio De Luigi, Alessandro Gassman
Sala y horario: Paseo Diagonal (todos los días: 17:35 y 22:25. Sábado también: 00:55)

No llegan habitualmente muchas películas italianas, cinematografía que hace 40 años estaba en la cima del mundo con una constante aparición den nombres que marcaban una época. Esta comedia romántica sobre problemas maritales y sentimentales no parece venir a revertir ningún presente, pero al menos servirá para comprobar en qué estado se encuentra la otrora efectiva comedia italiana. Lo que ocurre en la península es singular: el agotamiento de la industria corre por dos carriles, que va por un lado aplicado a lo económico y, por el otro, relacionado con lo artístico. Esa combinación ha generado que los últimos nombres interesantes sean los de Nanni Moretti o Marco Bellochio, tipos ya con varios años de carrera. Si no, tenemos el cine oscarizable del siempre correcto Giuseppe Tornatore. Del resto, de los jóvenes, Gabrielle Muchino parecía asomar, pero su llegada a Hollywood sepultó cualquier interés.

Séraphine (Idem / Francia / 2008 / 125 minutos)
Dirección: Martin Provost
Guión: Martin Provost, Marc Abdelnour
Intérpretes: Yolande Moreau, Ulrich Tukur, Anne Bennent, Geneviève Mnich, Nico Rogner
Sala y horario: Paseo Diagonal (todos los días: 14:45 y 20:00. Sábado también: 01:05)

La talentosa y desconocida pintora Séraphine Louis establece una romántica relación con el prestigioso marchante de arte alemán Wilhelm Uhde, quien la descubre mientras trabajaba como empleada del hogar. Es 1912 y, obviamente, la situación social se relacionará con las formas posibles que adquiere el arte, estallando allí donde uno menos se lo espera. Al revés que el cine italiano, Francia ha logrado mantener un status, demostrando que puede competir con el cine norteamericano y generando continuamente la aparición de nombres de interés. No obstante, no parece ser el caso de este film que se debate entre la corrección de su historia y la corrección formal que, también, dejan en evidencia ciertos vicios del cine francés más exportable. Y eso, además, demuestra que cantidad en la producción no es sinónimo de calidad. Ya hemos padecido bastantes películas francesas el año pasado.

Está vivo (It’s alive / EE.UU. /2008 / 80 minutos)
Dirección: Josef Rusnak
Guión: Larry Cohen, Paul Sopocy, James Portolese
Intérpretes: Bijou Phillips, James Murray, Skye Bennett, Owen Teale, Arkie Reece
Sala y horario: Ambassador (todos los días: 16:50, 19:00, 21:00 y 22:55. Viernes y sábado también: 01:00. Sábado y domingo también: 14:30)

“Primero vinieron por el J-Horror, luego por los clásicos del cine gore de la década del 70. Ahora vienen por aquellas películas clase B con argumento bizarro”. Así hablaría Elisa Carrió si fuera ella analista de cine de terror. Pero como no lo es -aunque el terror parece ser su especialidad-, digamos que más o menos esto es lo que ocurre con el género en los últimos 10 años: una constante regurgitación un poco inconducente. Aunque Está vivo tiene alguna salvedad: su argumento es totalmente disparatado (se comete un crimen en una sala de parto y nadie encuentra al asesino que, claro, es un bebé) y corresponde a ese geniecillo de Larry Cohen. Si se la toma en serio, esta remake puede ser un desastre, pero a no minimizar la potencia de un producto que tiene a lo imposiblemente berreta como principal atracción.

Poema de salvación (Idem / Argentina / 2009 / 77 minutos)
Dirección: Brian Dublín
Guión: Arturo Allen, Eduardo Marando, Omar Quiroga, Alejandro Robino
Intérpretes: Gonzalo Senestrari, Irina Alonso, Fernando Rosarolli, Soledad Beilis, Fernanda Ganz.
Sala y horario: Ambassador (todos los días: 16:00 y 18:15)

Estamos ante un reestreno, así que vayamos a lo que dijo el colega y amigo Cristian Mangini en momento de su estreno, que para qué decir cosas nuevas: “este es uno de esos estrenos extraños que parecen salidos de algún Tupper de cosas perdidas. Por lo general un trailer no alcanza para prejuzgar una película y uno infla el pecho y dice que ‘hay que ver hasta el último minuto del film…’. Pero el caso aquí, con un avance que dura casi tres minutos, es que ya podemos adivinar prácticamente toda la trama, ver cuestiones técnicas y el subtexto básico y lineal que parece absorber cada segundo del relato. Lo que sucede es que, indefectiblemente, el comentario que pueda hacer va a estar sumergido por un sentido crítico que será visto de soslayo por creyentes (en este caso, el eje es el cristianismo) que pretenden que el cine sea una oración y lo estético pase a un segundo lugar. Pero no. Al menos no para mí. Y la historia es atractiva en términos de ser adaptada porque toma el tópico del cordero descarriado con la vida del músico Pablo Olivares como figura central, con la cultura rock asociándola al mundo del ocultismo y el satanismo y, finalmente, la salvación a través de la oración para transformarse en un creyente. La película toma esta perspectiva y lo que hay es esto: las actuaciones son terribles y los diálogos parecen sacados de un libro de frases cristianas para niños. Y fue nada más el trailer. Que se entienda: hay bandas como Salem Hill que me gustan, y también están los filmes sobre la vida de Jesucristo que están, por lo general, encima del 6 y algunos son clásicos cinematográficos. Pero esto es terrible. Prácticamente indefendible. Por lo tanto, la historia es esta: Pablo Olivares es un niño talentoso e inquieto, nacido en una familia cristiana. Carmen, su madre, dedica su tiempo a educarlo conforme a los principios bíblicos y al amor por la música. Ante la ausencia emocional de su padre, Pablo se junta con amigos que lo introducen al mundo del rock and roll y comienza a sentirse atraído hacia el ocultismo. La confrontación constante entre Pablo y su madre pronto dejan de ser desacuerdos familiares y se transforman en una batalla espiritual que cambiará para siempre la vida de este artista. En fin, eso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*