Deportes, Fútbol

En River, la carrera de egos, chocó la calesita

0011047030

Les dejaron todo el circo armado, ya se timbearon la serpentina, el papel picado y que no se les rompa el piolín de la careta. La actual conducción de River, está para armar fiestas que pagan otros, por adelantado, y después le llaman voladores a los cheques de pago diferido.

Un repaso frugal de algunas declaraciones: “Yo sé lo que es tomar decisiones, como lo hacía en mi empresa ….”. “Esto recién empieza …..”. “Hay Ramón para rato ….” Donofrio confirma que es un gran vende humo, no porque se le haya ido Ramón Díaz, sino porque es un soberano oportunista. Donofrio y Cía., se encargaron de intimidar en 2013 a los sponsors del club y a empresarios, diciéndoles que no entregaran dinero a River, porque no lo iban a recuperar. Así actuaba Domingo Cavallo después de la dictadura militar, conspirando contra el gobierno de la democracia.

Hay una declaración suya que no tiene desperdicio. “Cuando Aguilar (2002) no le renovó contrato a Ramón Díaz y trajo a Pellegrini estuve a punto de romper el carnet”. Es una obviedad decir que Manuel Pellegrini (que además salió campeón con River) hoy dirige en el equipo que mejor paga en el mundo a sus jugadores y cuerpo técnico. Por lo visto a Donofrio, no lo caracterizan sus conocimientos futbolísticos (y es muy grave) hasta De Michelis iba a volver a River, que se ratonea con Cambiasso, Aymar, Saviola, D´ Alessandro, vamos a ver, hasta ahora el único que trajo es a Uribarri (no concentró nunca) porque es el hijo del gobernador de Entre Ríos.

Cómo no iban a encontrar el club cómo lo encontraron, eliminado en la Copa Argentina por un equipo de Primera B, en segunda ronda de la Copa Sudamericana y un pésimo segundo semestre en el torneo inicial 2013, es evidente que estaba todo articulado. Aún así, recibieron el mejor plantel de la Argentina, lejos el más grande, chicos de inferiores que no han podido debutar, por Menseguez, “Malevo Ferreyra”, por Cavenaghi (un tribunero) que hace feliz a la gilada.

El presidente tuvo que salir a cortarlo a Norberto “Capitanich” Alonso, cuando dijo que Ramón dependía de los resultados, y era cierto, igual se fue en ganador, evidentemente, Donofrio era el que mentía. El técnico exultante por los éxitos, no aguantó que lo apretaran y mucho menos que lo ajusten, en sólo 40 minutos de charla, me imagino que le tiraron el Monumental encima.

Como la opinión en River, está estratégicamente masificada, resulta casi inútil tratar de ser razonable, porque parece que nadie entiende. Los insultos que recibió Donofrio anoche deberían llamar a la reflexión. Es un síntoma evidente, si lo silban en una Facultad porque lo “echó” a Ramón, de que todo se le puede ir de las manos aceleradamente, no manejan nada.

Aparecen como gran título que River debe vender por $ 100.000.000.- o sea (1 Balanta + 1 Kranevitter), o ( 1 Lanzini + 1 Simeone) o (1 Chichizola + 1 Mamanna) hagan el enroque que quieran. River vende en dólares ($ 11,80) y está pseudo endeudado en pesos, porque en este país casi todo el mundo vive igual, hasta las empresas, y River es un club deportivo sin fines de lucro.

Es importante saber, de qué estamos hablando de algo que no se pueda reparar. José María Aguilar en el 2009, dejó un muerto terrible, imposible de levantar. ¡¡¡Ahora Passarella dejó a un equipo campeón!!!, con jugadores con valores de reventa a precios internacionales. Este cúmulo de VERDADES, es irrefutable, no merece discusión, es absoluto. River además tiene recambio. La campaña de Donofrio contra River en 2013 fue criminal. Pero muy bien orquestada desde afuera, sin ensuciarse, siempre encontró mano de obra desocupada, por la cual pagó muy bien, especialmente a periodistas de programas partidarios, y de algunos en canales de aire de noticias.

De esa rosca, salió el actual presidente quien se definió como simpatizante de los Montoneros,(Diario Perfil) ¿andarían con Sabella y Firmenich todos juntos, en los ´70?

Acá hay una mano rara, la única propuesta de campaña era boicotear, montar complots desde la prensa adicta, para perforar la débil defensa que paradójicamente armó Passarella como estrategia. No obstante, hay que reconocer que le hizo una gran contribución a River, evitó la confrontación y los enfrentamientos entre riverplatenses, ante gente que venía por todo, como el kirchnerismo con su sistemática acumulación de poder. Lástima que lo vamos a terminar pagando, (tanto en el país como en el club) en esta movida hay gente extraña a River, no me caben dudas.

Ramón Díaz es el narcicismo elevado a su máxima expresión. Es él, sólo él. Aquel “Yo no me fui al descenso en la cancha de Boca”, fue un insulto a los hinchas de River. Se ensalza con su manejo del grupo, cuando lo que arma es una camarilla, esta vez en torno a su hijo, para manejar el vestuario, luego es demagogo, y como tal le encanta el poder. Tuvo muchos caprichos que tienen que ver con los gastos de River durante el 2013. Desde el banco maneja el club, en complicidad con los barras.

A ver, Barovero fue figura. Le tocó salir por lesión y nos salvó Chichizola (realmente me sorprendió y me alegra) atajando penales clave para el título. Los goleadores, sin patear penales, fueron Carbonero, Lanzini y Mercado. Cavenaghi hizo un pase gol con el culo. Para “Teo”, la orden era jugá por dónde no esté Fernando, lo mataron al colombiano. El segundo lugar (Boca) obtuvo el 52 % de los puntos. Arsenal, Lanús, San Lorenzo, Velez y Newell´s, estaban jugando la Copa Libertadores. Nos volvió locos a todos con Fabbro y “Teo” Gutiérrez, sacando dólares de dónde no los había por sus exigencias, porque si no te tiraba la gente encima a través de un periodismo muy desinformado.

Todo esto no es una casualidad, sino que responde al patrón de cómo está la República Argentina. Es tan complicado que ahora a los partidos se juegan en días y horarios insólitos, sin público visitante, y muchas veces también sin el local, pero al que igual hay que mandar operativos de 1.000 policías, mientras a una cuadra del estadio te asesinan por dos pesos. A la cancha, a un mismo partido, van ya los cronistas deportivos, periodistas avezados en policiales y especializados en la conformación de las barras brava.

Bajan línea futbolística periodistas faranduleros, de política, etc. es desopilante esta fauna que ha generado el futbol. La violencia que se manifiesta en las canchas, es la vara para medir una sociedad que está bajo pronóstico reservado. El modelo nacional y popular, con el Futbol Para

Todos, va a terminar con esta verdadera pasión de multitudes, tengo la plena convicción que el futbol en nuestro país, no tendrá más lugar para los hinchas visitantes.

Insultante para un país que le ha dado al mundo, muy posiblemente el próximo premio Nobel de la Paz, a nuestro Papa Francisco.

 

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Los comentarios están cerrados.