Destacado, Política

El TALGO es la versión K de “ramal que para ramal que cierra”

Mientras se recurre a eufemismos o dudas sobre su continuidad, mdphoy.com está en condiciones de anticipar que al tren Talgo le han emitido su certificado de defunción. Por razones operativas, técnicas, económicas y de seguridad.

Según fuentes de la empresa (otra parte híbrida entre Nación y Provincia), ya que no se sabe quién es el responsable, según los casos. El TALGO  circuló con alrededor del 30 % -promedio-  de sus pasajes vendidos desde su puesto en funcionamiento. No sufrió sólo un accidente, como el último ocurrido en General Guido, sino que también tuvo otros de la misma escala, como el ocurrido a la altura de Chascomús, que sin embargo no tomó estado público.

Cristina devolvé el tapado. Se atreverá Pulti a pedir la devolución de la prenda cuando se la colocó con cara de “señora le pertenezco”. La desbordada obsecuencia política, no conoce límites

El acceso de Florencio Randazzo, como responsable del área de Transporte, y la desnudada pelea política con la provincia, llevó la situación a un límite insostenible. Las incompatibilidades entre las áreas de la empresa vuelven imposible la operación del servicio. El tendido de las vías férreas no soporta la velocidad y el peso de las formaciones españolas, y siempre el convoy ferroviario está más cerca de un siniestro, que de una circulación normal y segura.

Los frecuentes cambios de horario de partida de los trenes, la falta de regularidad en el servicio (una característica esencial en este transporte) ya hacían prever dificultades futuras. El TALGO fue puesto en marcha por razones electorales poco antes de agosto de 2011, pensando que dejaban atrás un viejo problema de la agenda de los marplatenses (como indica constantemente el intendente Pulti), pero la realidad indicaba (como lo adelantó mdphoy.com de manera exclusiva) que todo estaba atado con alambres.

Hoy el matutino La Capital, de claro sesgo oficialista, da a conocer una manera lavada y parcializada, la gravedad del estado del servicio. En realidad la falta del mantenimiento de los rieles, durmientes, cama de piedras y abulonamiento, por las bajas o altas temperaturas reinantes, han contraído o dilatado los materiales por los distintos grados de temperatura, lo cual provoca un alineamiento irregular en el tendido, que inevitablemente deriva en el descarrilamiento de la locomotora y los vagones.

El precio del boleto muy superior pasaje del servicio común, volvió caro en relación a lo que el usuario, generalmente de condición humilde,  acostumbraba a abonar. Esta simple razón de mercado no fue evaluada correctamente, y en épocas de eliminación de subsidios la conclusión fue razonable: suspender su servicio y volcar todos los esfuerzos a las líneas del conurbano bonaerense que transportan millones de pasajeros por mes, un costo político que el gobierno nacional no está dispuesto a correr.

No era un tren seguro ni por las condiciones de su desplazamiento, sino también porque eran frecuentes los robos a los pasajeros y el mal comportamiento público de algunos de sus pasajeros, lo cual volvía riesgoso el viaje con mujeres y niños de corta edad. No había servicio de seguridad y los guardas preferían no intervenir en acciones que representaran peligro para su integridad física.

Salir en el tren era una aventura que podía terminar en el medio del campo, bajo la lluvia, el sol, la oscuridad de la noche, o fríos y calor insoportables. El mal funcionamiento de uno de los trenes provocó un corte de la Autovía a la altura de Las Armas en plena temporada alta.

Ya el anuncio fue una gran puesta en escena electoral, durante la cual el intendente Gustavo Pulti hizo gala de una especial sobreactuación personal, obsequiándole a la presidente Cristina Fernández un costoso abrigo, como reconocimiento a la decisión política de instalar el tren TALGO, para correr entre Plaza Constitución- Mar del Plata – Plaza Constitución.

El acceso del ministro del Interior, Florencio Randazzo, al manejo de transporte, dejó expuesto a Daniel Scioli a otra serie de trastornos, como por ejemplo el tren que recientemente inauguró entre Tandil y Plaza Constitución no circula por una razón vergonzante ¡¡¡no tienen para echarle gas oil!!!

Ahora el servicio de trenes entre Plaza Constitución – Mar del Plata – Plaza Constitución, ha quedado reducido a sólo un servicio diario porque no hay más material rodante, y es cada vez más posible que ocurra un accidente con característica de tragedia como ocurriera en Estación Once con un tren del ex ferrocarril Sarmiento.

En esta tendencia de regresión acelerada, la estación Ferroautomotora inaugurada con tanta pompa (entregada a Néstor Otero – socio de Florencio Aldrey Iglesias – el concesionario procesado junto a Ricardo Jaime y Carlos Schiavi), pasará a convertirse en el futuro sólo en una estación automotora, dejando de lado su categoría de polimodal que se anuncia en sus carteles de obra con la leyenda “Aquí la Nación, también crece”

Jorge Elías Gómez

[email protected]

Un comentario

  1. Tremenda nota,felicitaciones Jorge .Ahora me pregunto: a ningun dirigente político de Mar del Plata le importa este tema??? Nuevamente el principal responsable a la hora de pedir explicaciones es Pulti.Pero los otros que realidad observan??? Algunos muchachos del HCD deberian colgar los guantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*